La Asociación Nacional de Suboficiales de Gendarmería (Ansog) salió al paso de los cuestionamientos que se le han hecho a la institución por el suicidio este domingo de Carlos Deformes, el denominado “violador de Ñuñoa”, en la Cárcel de Alta Seguridad (CAS) y señaló que este tipo de hechos ocurren por la ‘endémica’ falta de personal que afecta históricamente al servicio penitenciario.

“Hay colegas que tienen que cubrir cuatro o cinco puestos al mismo tiempo, cuando para ello se necesitan a lo menos cuatro funcionarios”, afirmó el secretario nacional de la Ansog, Mario Pablaza.

El dirigente explicó que lo ideal es que un funcionario esté a cargo sólo de un módulo, precisando que en el caso de la Penitenciaría hay un funcionario para 180 internos y la norma internacional dice que debe haber un gendarme por cinco presos.

“Lamentablemente no podemos tener un funcionario exclusivo para cada interno, no tenemos personal para eso”, sostuvo Pablaza. El secretario nacional de la Ansog dijo que “a veces los jueces determinan vigilancia especial, pero lamentablemente no se les puede dar por la falta de personal”.

Déficit a nivel nacional

Pablaza manifestó que el 2011 egresaron mil funcionarios de Gendarmería y de éstos muy pocos se mandaron a la Penitenciaría donde hay un déficit enorme. “En ese sentido, ustedes ven que el déficit de personal es histórico, entonces con mil funcionarios más nosotros no vamos a funcionar”, explica.

Igualmente el dirigente de los suboficiales de Gendarmería detalló que el año pasado alrededor de 200 funcionarios pasaron a retiro y en marzo o abril tendremos otros 200 dejarán la institución por el cumplimiento de sus años de servicio, a los que se deben sumar aquellos que están con licencia, en sumario o que pidieron su salida voluntariamente, lo que llega a otros cien casos.

“Si bien es cierto que sacamos una ampliación de planta el 2009 de 5.200 funcionarios, pero esto es en el plazo de seis años”, aclaró Pablaza. El dirigente gremial indicó que “lamentablemente las medidas que ha tomado la autoridad son de parche y no corresponden a una política de Estado”.

Asimismo, señaló que el Presidente Sebastián Piñera anunció la construcción de cuatro centros penitenciarios más, pero precisó que esos complejos deberían venir de la mano de 500 funcionarios nuevos cada uno.

A juicio del secretario nacional de la Ansog, hay un déficit de a lo menos 5 mil funcionarios para poder paliar el déficit, pero no para llegar a los estándares internacionales que hablan de un custodio cada cinco internos.

Pablaza afirmó que le han pedido al Presidente que en Gendarmería pase lo que pasó con Investigaciones a principios de los 90 con el Plan Minerva. “Queremos que nos coloquen a un funcionario de Gendarmería a cargo de la institución, tenemos coroneles que con 25 años de servicios tienen la experiencia necesaria y la experticia para poder comandar la institución”, concluyó.