Con cuatro heridas en la cabeza y el rosto se fue el árbitro colombiano Henry Castillo, después de dirigir un partido en el municipio de La Plata, al occidente de la ciudad de Huila en Colombia.

Eso porque después de mostrarle la tarjeta amarilla al Carlos Augusto Trujillo por una grosera falta, el jugador no encontró nada mejor que ir a su casa cuando terminó el primer tiempo a buscar un machete y agarró a machetazos al referí.

Según señala el sitio www.elespacio.com.co el árbitro se salvó de algo peor, pero quedó como puerta de perrera por lo que demandará por intento de homicidio al machetero.

Por su parte, los dirigentes de Huila están estudiando la aplicación de severas sanciones disciplinarias que podrían dejarlo muchos años o de por vida para que no vuelva a jugar partidos en ningún torneo regional.