Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Mundo

12 de junio de 2012

Cadáver de una gorda incendió un crematorio

Fuente: Crónica.com.ar El gran tamaño de la mujer, que pesaba más de 200 kilos, bloqueó los filtros de ventilación del horno y elevó la temperatura hasta los 300º C. Los bomberos que apagaron el fuego terminaron cubiertos de grasa. Un crematorio en la ciudad austríaca de Graz se incendió cuando intentaba incinerar el cuerpo de […]

Por



Fuente: Crónica.com.ar

El gran tamaño de la mujer, que pesaba más de 200 kilos, bloqueó los filtros de ventilación del horno y elevó la temperatura hasta los 300º C. Los bomberos que apagaron el fuego terminaron cubiertos de grasa.
Un crematorio en la ciudad austríaca de Graz se incendió cuando intentaba incinerar el cuerpo de una mujer con sobrepeso.

El cadáver de la mujer, que pesaba más de 200 kilos y tenía un tamaño en consonancia, bloqueó los filtros de ventilación del horno, elevando la temperatura hasta los 300º C, según explicaron los responsables a la agencia de noticias local ORF.

Minutos después de iniciarse la cremación de la mujer obesa, la cámara empezó a recalentarse y aunque los trabajadores desenchufaron inmediatamente la maquinaria, un humo negro procedente del filtro empezó a extenderse por la instalación.

Los bomberos que acudieron a extinguir el fuego salieron cubiertos de una capa de grasa negra, como de alquitrán, procedente del cadáver de la difunta. Además, los bomberos tuvieron un arduo trabajo para poder apagar el fuego por culpa de la gruesa capa de aislamiento que recubría las paredes del crematorio.

El problema reside, explica Nieves Concostrina en Polvo Eres (RNE), en que “la grasa es un combustible de lo más incendiario, y cuando se ha quemado el cuerpo, ésta sigue ardiendo, y no es fácil apagarlo”.

El jefe de bomberos de Graz, Otto Widetscheck, que participó en la extinción de las llamas, recriminó a los empleados de la funeraria por “quemar automáticamente cualquier cuerpo que les llega”. Según el bombero, los cadáveres con sobrepeso deberían ser enviados a una instalación especial, en Berna.

Ante la creciente talla de los difuntos, crematorios de Suiza, Australia y Gran Bretaña han habilitado hornos de tamaño especial para incinerar estos cuerpos, un crecimiento que ha ido paralelo al aumento de los ataúdes.

En Inglaterra se han instalado “cientos de hornos crematorios con bocas más grandes” para poder quemar holgadamente a los muertos, cada vez más gordos, informa Gordos.com.

El problema de los difuntos obesos también es extrapolable a los cementerios, donde los ataúdes, nichos y tumbas XXL son cada vez más habituales.

La asociación de enterradores austríaca se quejaba recientemente de que muchos féretros no pueden bajarse a la tumba con cuerdas, y hay que recurrir a maquinaria. Pesada, claro.

Notas relacionadas