La Sociedad de Fomento Fabril está histérica después de que la empresa Agrosuper anunciara este lunes el cierre de su planta faenadora de cerdos de Freirina porque el gobierno le pidió que cumpliera con la lesgislación mediambiental y hoy se pronunció al respecto, manifestando su preocupación por el cuestionamiento a una serie de proyectos.

La Sofofa lamentó en un comunicado “la evolución que ha tomado el proyecto complejo agroindustrial Valle del Huasco, que ha llevado al directorio de Agrosuper a decidir su cierre indefinido, por razones de inviabilidad económica y altos niveles de incertidumbre e inseguridad”.

La organización empresarial presidida por Andrés Concha espera que pronto la planta pueda volver a funcionar alcanzando “las condiciones que permitan alcanzar una solución definitiva al problema que otorgue viabilidad futura a un proyecto de esta magnitud y naturaleza, muy importante para el desarrollo regional y de la industria nacional”.

Y al igual que lo hiciera Colbún la semana pasada al señalar que podría vender una parte de su participación en Hidroaysén por no existir un consenso social sobre el proyecto, Sofofa se mostró preocupada por “el alto nivel de dificultad que, por diversas razones, están enfrentando proyectos relevantes con un alto impacto para el desarrollo del país, dada su contribución al crecimiento de la economía, a los niveles de empleo y a la competitividad de las empresas”.