Ribera sigue en la cuerda floja: Piñera decidiría en el comité político permanencia o PLR al ministro de Justicia

Revisando los antecedentes del caso durante el fin de semana, el Mandatario zanjaría la salida o cerraría filas respaldando al ministro de Justicia, vinculado al principal imputado por el caso acreditaciones, mañana después del comité político. Según consigna La Tercera, una situación que mantiene en la cuerda floja y en silencio recomendado desde La Moneda al ex rector de la Universidad Autónoma, a la espera de la decisión formal del gobierno.

Como uno de los temas principales del Comité Político de los días lunes en La Moneda sería abordada mañana la polémica producida por la relación que existiría entre el ministro de Justicia, Teodoro Ribera, y el ex presidente de la Comisión Nacional de Acreditación (CNA), Eugenio Díaz, en prisión preventiva formalizado por cohecho y lavado de activos.

Un tema que tiene medio saltones a los personeros de gobierno después de la escalada de antecedentes y alusiones al supuesto conocimiento entre ambos antes nombrados y que Piñera estaría revisando este fin de semana durante su estadía en Cerro Castillo, en Viña del Mar.

Según consigna La Tercera, porque hay distintas visiones al interior de Palacio, donde no se ha descartado una salida del gabinete para el ex rector de la Universidad Autónoma.

Así, el respaldo público y en bloque que le dieron al secretario de Estado a inicios de la semana, las declaraciones de Ribera y la orden del fiscal del caso, Carlos Gajardo, de revisar la información contable de los últimos siete años de la “Autónoma”, dejó al ministro en terreno pantanoso.

Las declaraciones tendrían bien choreados a personeros de gobierno, las que después de haber sido consideradas como “desafortunadas”, fueron fuente suficiente como para ordenar el silencio del ministro.

De todas formas, la UDI no ha presionado mayormente por la cabeza del ministro, como si lo hicieron durante el escándalo sobreprecios y el subsecretario de Interior, Rodrigo Ubilla. Un problema menos, pero no una solución absoluta para asegurar la permanencia de Ribera en Justicia.

Comentarios