El dueño de Cencosud, Horst Paulmann, explicó a los medios que estaba tranquilo luego que un reportaje de revista Qué Pasa dejara al descubierto la relación económica que tiene con el director del Servicio de Impuestos Internos (SII), Julio Pereira. En la investigación se daba cuenta del millonario arriendo que actualmente Paulmann le paga a Pereira y su familia: 89,4 millones de pesos en total. De los cuales 22 van al bolsillo del jefe superior del SII.

El empresario alemán, según Cooperativa, dijo que estaba “muy tranquilo y no tenemos nada que ver nosotros con eso, pero no tengo nada que ver, porque eso es un tema anterior a Cencosud”, respondió escuetamente el empresario ante las consultas.

Julio Pereira, quien ha sido cuestionado por su eventual conflicto de interés en el perdonazo a Johnson´s (empresa de Paulmann), cerró el negocio el 11 de febrero de 2000. Lo que implicó el arriendo de un terreno de 51 mil metros cuadrados que está en las esquinas de Francisco de Bilbao y Padre Hurtado, en Las Condes, donde hoy se encuentra el supermercado Jumbo, una de las tantas empresas del alemán.

Las declaraciones las hizo en el almuerzo que hubo en honor a la canciller Angela Merkel.

Todo calza pollo

La revista Qué Pasa también destacó dentro de su reportaje que los procesos de condonación de multas e interés de la compañía se movieron en paralelo. Es así como Cencosud “informó el 7 de octubre de 2011 a la Superintendencia de Valores y Seguros su intención de adquirir Johnson’s. El 14 de octubre representantes del SII, de la retailer con riesgos de quiebra y del Banco de Chile sostuvieron una reunión donde le expusieron al banco que existía un acuerdo no escrito para regularizar la situación de la tienda, siempre y cuando los dueños de Johnson´s pagaran US$ 8 millones y se desistieran de todos los juicios tributarios que aún mantenían contra el SII”.

Pereira ha sido cuestionado también por la Asociación de Funcionarios del SII, quienes han hecho denuncias a la Contraloría por los posibles conflictos de interés del director. Los cuales fueron explicados de esta manera por Ramiro Mendoza: “contraviene especialmente ese principio el participar en decisiones en que exista cualquier circunstancia que les reste imparcialidad, añadiendo que las autoridades y funcionarios deberán abstenerse de intervenir en estos asuntos”.

Los funcionarios del servicio también presentaron una nueva denuncia en contra de Pereira, tal como informó este diario, por adquirir, en agosto pasado, servicios de asesorías comunicacionales por $ 36 millones durante seis meses, la que aseguran es coincidente con los fuertes cuestionamientos que ha tenido. Los funcionarios, en su momento, dijeron que la decisión era innecesaria, ya que existe un jefe de comunicaciones contratado por más de 4 millones 700 mil pesos al mes.

En la denuncia también reclaman por el millonario aumento de sueldo desde 2010 a la fecha del jefe de gabinete del mandamás de ese servicio.