Ignacio Walker gana elecciones de la DC y reafirma candidatura de Orrego

Ignacio Walker estará a la cabeza de la Democracia Cristiana por los siguientes dos años. Su directiva deberá enfrentar las negociaciones para el parlamento y además preparar un eventual regreso del partido a La Moneda. De esta manera, se espera que la DC se aboque a la candidatura de Claudio Orrego, de cara a las primarias presidenciales del 30 de junio.


Ignacio Walker resultó ganador de las elecciones internas de la Democracia Cristiana. Encabezando la lista 2, Walker anotó su segundo periodo a la cabeza del partido, donde aterrizó por primera vez en agosto del 2010.

El Vicepresidente de la Democracia Cristiana, Patricio Reyes, informó cerca de las 9 de la noche de ayer los resultados preliminares de las elecciones internas del partido. Ignacio Walker se impuso a su principal competidor, Aldo Cornejo, por 50,66% de los votos versus un 47,14%.

Si bien Aldo Cornejo en primera instancia no reconoció el triunfo de Walker, indicando que esperaría el pronunciamiento de la sala electoral del Tribunal Supremo del partido, desde la Democracia Cristiana indican que el diputado no se opondrá al triunfo del actual presidente de la colectividad.

Las dudas se dieron por el estrecho margen que separó el triunfo de la lista 2 encabezada por Walker. 12.086 votos de la lista del senador, identificada con el sector más conservador del partido, versus los 11.241 votos obtenidos por la lista 1, que llevaba a Cornejo a la cabeza, quien ha mostrado una actitud más crítica hacia la dirección que ha tomado la falange.

De hecho, durante su discurso Cornejo resaltó lo estrecho del resultado, dando cuenta de las divisiones internas que existen dentro de la DC.

“Aquí hay una Democracia Cristiana empatada. Cualquiera sea la conducción del partido tiene el desafío de generar condiciones suficientes para que la DC sea gobernable de verdad. Tiene la obligación de tener una política inclusiva, integradora para enfrentar en conjunto las tareas que vienen por delante en el ámbito electoral y partidario. La obligación de recoger lo que la mitad del partido ha pronunciado, una conducción colectiva y no personal. Una DC que sea capaz de ponerse al frente de las reformas sociales que este país requiere con urgencia y aborde la realidad partidaria a lo largo de todo Chile. Porque estas elecciones demuestran que la DC no está del todo bien como se dijo en la campaña” expresó Cornejo.

Justamente, el desafío para la nueva directiva de la DC será encabezar la negociación parlamentaria para mantener la relevancia del partido al interior del Senado, y además preparar un posible retorno de la Concertación a La Moneda.

De hecho, Ignacio Walker dentro del partido se identificaba como alguien mucho más cercano a la candidatura de Claudio Orrego que Aldo Cornejo. El triunfo de este último podría haber terminado desinflando la candidatura del ex alcalde de Peñalolén para despejar el camino a Michelle Bachelet. Sin embargo, se espera que la DC al mando de Walker afirme la campaña de Orrego para empoderarla camino a las primarias del 30 de junio, donde Orrego deberá medirse con Andrés Velasco, José Antonio Gómez y la ex presidenta.

Ignacio Walker habló a los democratacristianos diciendo que “es la hora de la grandeza, es la hora de pensar en Chile. Porque Chile necesita un buen partido Demócrata Cristiano, y porque mañana nos vamos a poner las zapatillas de clavo para apoyar a nuestro candidato presidencial Claudio Orrego”. El discurso de triunfo del senador se interrumpía por los gritos de los falangistas que vitoreaban: “Se siente, se siente: Orrego Presidente”.

Comentarios