El proyecto aurífero minero Pascua Lama, de la trasnacional Barrick Gold, es la primera causa que va a revisar la nueva institucionalidad judicial ambiental de Chile.

El Segundo Tribunal Ambiental, con sede en Santiago, y jurisdicción sobre los conflictos ambientales de la zona central del país, inició el trámite de la reclamación de Barrick Gold y la minera Nevada (filial que administra el proyecto Pascua Lama) en contra de las sanciones que impuso en marzo la Superintendencia de Medioambiente respecto del incorrecto manejo y cuidado de los glaciares en el sector precordillerano de Atacama.

El proceso se originó en una autodenuncia de Barrick en enero de 2013 ante la propia Superintendencia, que luego determinó la sanción por la no construcción de drenajes para el manejo de aguas ácidas, ante el cual la firma reclamó luego ante la nueva institucionalidad, que inició su operación a fines del año pasado.

El Tribunal debe determinar si la firma está infringiendo o no la Resolución de Calificación Ambiental aprobada en 2006.

Las obras de Pascua Lama, con reservas probables de 18 millones de onzas de oro y 676 millones de onzas de plata, fueron detenidas el 10 de abril por la Corte de Apelaciones de Copiapó tras una demanda presentada por comunidades indígenas.

Pérdidas de Barrick

La trasnacional Barrick Gold, la mayor productora de oro del mundo, informó este miércoles desde su sede en Toronto que en el primer trimestre de 2013 sus beneficios netos fueron de 847 millones de dólares estadounidenses, un 18,5 por ciento menos que en el mismo periodo de 2012.

El presidente y consejero delegado de Barrick, Jamie Sokalsky, abordó en un comunicado la paralización de faenas en Pascua Lama e indicó que la empresa está evaluando “todas las alternativas” y “trabajando para responder a los requisitos, incluidos los medioambientales, del lado chileno”.

“Simultáneamente estamos contemplando seriamente para evaluar todas las alternativas a la vista de las incertidumbres asociadas con la suspensión de la construcción en Chile”, añadió.

En tanto, tras la suspensión decretada por los tribunales chilenos, Barrick aseguró que “las actividades de construcción en Argentina, donde la mayoría de la infraestructura clave de Pascua Lama está localizada, incluidas la planta de proceso y las instalaciones de almacenamiento de residuos, no están afectadas”, se indicó.