El senador Fulvio Rossi (PS) llamó a los diputados a aprobar el proyecto que regula a las farmacias y laboratorios, más conocido como “ley de fármacos”, pensando en el “bolsillo y salud de la gente y no en los intereses de las grandes empresas del rubro”.

Aseguró que la iniciativa -que se votaría este miércoles 12 de junio en la sala de la cámara- busca mejorar las coberturas y la sanción ante prácticas que se relacionen con incentivos tanto de los laboratorios a los médicos como a las farmacias.

A su juicio, “los diputados han subestimado la importancia que tiene este proyecto, algunos dicen que es un mal proyecto”.

“Pero esta iniciativa -dijo Rossi- tiene su origen en una moción parlamentaria que impulsamos un grupo de senadores, el cual se fusionó con moción del Ejecutivo. Pareciera ser que el único tema de la ley que los medicamentos se vendan en los supermercados o se vendan en las farmacias, y esta ley es mucho más que eso”.

Agregó que “por primera vez el Instituto de Salud Pública podrá decomisar en el acto medicamentos que no cumplan con ciertos estándares de calidad, hoy se empodera a la autoridad fiscalizadora para garantizar medicamentos de calidad a la gente. Parece ser que los intereses económicos que entran en pugna en estos debates son los que se privilegian: farmacias versus supermercados”.

El senador, que es médico, dijo que otro tema relevante del proyecto “es que se le da un rol distinto al químico farmacéutico para que dejen de hacer pega administrativa y cumplan el rol que siempre tuvieron, y desde ese punto de vista nos sorprende cuando dicen algunos que no se puede fraccionar el medicamento, los cuales con buenas técnicas sí se pueden fraccionar y de ahí la importancia del químico farmacéutico”.

Rossi respaldó al ministro de Salud, Jaime Mañalich, en lo que ha hecho respecto a impulsar el proceso de bioequivalencia en los medicamentos, “porque eso va a traer aparejado una baja del consumo de medicamentos sin ningún costo para el paciente desde el punto de vista de la calidad del tratamiento que están pidiendo”.

Destacó también “que en la receta médica con letra legible tiene que ir el fármaco, no sólo el de marca que prescribe el médico sino el medicamento de acuerdo a su denominación común internacional (genérico) y no puede el dependiente cambiar la receta ofreciéndole un medicamento más caro”.

“Esto permitirá que se terminen con los incentivos a un dependiente de una misma farmacia a vender un determinado producto que muchas veces es más caro y no presentan ningún beneficio para el paciente. También que se termine con el incentivo a los médicos, que no haya donaciones de medicamentos, porque cuando un médico le regala la cajita de muestra al paciente y cuando el paciente tiene que comprarla para completar el tratamiento, le sale 40 veces más caro”, añadió.