El Presidente Sebastián Piñera, de gira por Coquimbo, entró al debate por el caso de Belén, la niña de 11 años que fue violada reiteradamente por su padrastro y que ahora está embarazada.

“Estamos permanentemente preocupados de la salud y de proteger la vida de Belén. Le he pedido al Ministro de Salud (Jaime Mañalich) que se preocupe personalmente por cuidar la salud de Belén”, dijo en declaraciones recogidas por La Nación.

“Ayer (lunes) nos sorprendió a todos con palabras que demostraban una profundidad y una madurez cuando dijo que, a pesar del dolor que el hombre que la violó le había causado, ella iba a querer y cuidar a su guagüita”, agregó.

Efectivamente, Belén declaró ayer en entrevista con Canal 13, que “va a ser como una muñeca que voy a tener en mis brazos” y que “aunque sea de ese hombre que me hizo daño, igual no más la voy a querer”.

El Mandatario, además, planteó la posibilidad de adelantar el parto de la menor si es que se compromete salud. “Cuando se cumplan 22 semanas de embarazo, es decir en 8 semanas más, si fuere necesario tener un nacimiento prematuro se tendrá que realizar esa terapia, porque en este país la vida de la madre está siempre en el primer lugar”, sentenció.