Vía Marcianos

7 – Afeitarse hace crecer el pelo más rápido, duro y crespo.

Ya en 1928, un estudio decidió hacer una comparación entre los vellos afeitados frecuentemente y vellos que se afeitaban con menor o nula frecuencia.Lo que da esta impresión es el hecho de que las frecuentes afeitadas van gastando paulatinamente apenas las puntas de la barba. Quien no la deja crecer mucho y por lo general se acostumbra a ver solo la punta de la barba, acaba por creer que cuando esta crece lo hace de una forma más gruesa.

6 – Debemos beber por lo menos dos litros de agua al día.

Una de las recetas clásicas para la buena salud es mantenerse hidratados bebiendo al menos dos litros de agua al día. Sin embargo, no existe evidencia médica de que necesitemos una dosis tan alta como esa. Lo necesario son dos litros de fluidos, pero también entran en esta cuenta cualquier otra bebida, y las frutas y verduras, lo que reduce la necesidad de agua que el cuerpo necesita para mantenerse hidratado.

5 – Las uñas y el pelo siguen creciendo después de la muerte.

Eso es físicamente imposible. La impresión que tenemos de ver un cadáver con las uñas y el pelo largo se debe a la piel. Después de la muerte, los tejidos de la piel se encogen, dejando el cabello y las uñas más expuestos.

4 – El ser humano utiliza solamente el 10 de su capacidad cerebral.

Las resonancias magnéticas y tomografías computarizadas examinan minuciosamente cada sector del cerebro. Y garantizan que no existen partes inactivas dentro de nuestra caja craneal, mucho menos en un 90% de tosa esa masa. Mediante un examen detallado, neurona por neurona, no se detectan puntos no utilizados en nuestro cerebro. El mito se habría producido, según los investigadores, de los programas de intelectuales de principios del siglo XX, lo que animó a más personas a estimular el propio cerebro.

3 – Leer en la oscuridad perjudica la visión.

Pocos mitos son tan comunes como la idea de que la lectura en un medio ambiente con poca luz “fuerzan la vista.” Pero no existe evidencia científica de que pueda causar algún daño permanente. A lo sumo, los ojos terminarán cansados ​​por el esfuerzo, pero después de una noche de sueño están listos para funcionar a la perfección.

Lee el resto haciendo click aquí.