Máximo Pacheco Matte, ex Mapu y recién designado ministro de Energía del próximo gobierno de Michelle Bachelet, ha sido cuestionado por algunas organizaciones sociales por su opinión respecto al polémico proyecto Hidroaysén, que pretende instalar hidroeléctricas en la Patagonia chilena.

Desde Patagonia Sin Represas, por ejemplo, su vocero, Patricio Rodrigo, afirmó estar preocupado por la designación de Pachecho, según consignó Bío Bío.

Una de las cosas que generó la preocupación de los movimientos ambientalistas es la entrevista que Máximo Pacheco Matte dio a la revista Qué Pasa en enero del 2013, donde aseveró: “Hidroaysén no está muerto” y agregó, en esa oportunidad, que “Allamand, después de decir eso -que Hidroaysén estaba muerto- se dio cuenta y se desdijo”.

A renglón seguido, eso sí, Pacheco llamó a construir una matriz energética armónica. “Éste es un país que tiene enormes recursos hidroeléctricos, por lo tanto, cómo construir una matriz energética armónica, equilibrada, diversa, renovable, más las energías nuevas, más las tradicionales, es una cosa que tenemos que ir de a poco conciliándola” dijo el futuro ministro en Qué Pasa.

Tras su nombramiento y al ser consultado por estas declaraciones, Pacheco no descartó ni apoyó el polémico proyecto. “Hidroaysén como lo dice el programa es un proyecto muy complicado, muy complejo, donde la presidenta ya ha manifestado las dudas que ella tiene sobre el proyecto. Por lo tanto, antes de asumir el cargo lo único que le puedo repetir es lo que está dentro del programa”, dijo el futuro ministro.