El escritor Pablo Simonetti publicó en su cuenta de Facebook un crudo relato donde detalló su encuentro con un homofóbico que lo encaró en un ascensor de la Clínica Alemana. El relato del escritor causó revuelo en las redes sociales y en pocas horas consiguió más de 4.000 compartidos en Facebook y múltiples menciones en Twitter.

Simonetti contó que subía en el ascensor de la clínica cuando “un hombre de unos 70-75 años, acompañado de su mujer” le dijo: “No se nos vaya a pegar el sida” y acto señaló “al escritor del fondo”, haciendo alusión al escritor.

“¿Qué dijo, señor? -lo interpelé-, ¿que se le puede pegar el sida?”, contestó, a lo que el hombre respondió: “Que ojalá no se me pegue”.

La tensa situación descrita por el líder de Fundación Iguales -que defiende los derechos de las minorías sexuales- no terminó ahí.

“Ojalá que a mí no se me pegue su homofobia”, dijo Simonetti. A la salida del ascensor, el adulto mayor contestó gritando que deploraba “a estos maricas”.

“Dos personas que iban en el ascensor me dijeron que no me hiciera mala sangre, que huevones había en todas partes. Los demás se hicieron los desentendidos. Yo me hice mala sangre igual y todavía siento la rabia que provoca la humillación”, reflexionó el escritor tras narrar la desagradable situación y agregó que el incidente lo hizo pensar “en los cientos de miles de chilenos y chilenas que aún tenemos que sufrir humillación, exclusión, violencia e incluso la muerte a manos de gente homofóbica, gente buena en apariencia, pero tan violenta como el tipo que me agredió en el ascensor”.

Para concluir, llamó al Estado para que “se esfuerce en implementar políticas públicas para erradicar de una vez por todas estos prejuicios que tanto hieren y que estigmatizan a tantos cuyo único deseo es ser reconocidos, respetados y tratados como iguales”.