“Yo estaba hablando con alguien cuando quise poner mi teléfono en el bolsillo y se cayó por el desagüe. Ahí me me dije a mí misma: ‘no voy a dejar que se pierda’, y entonces salté para conseguirlo”, relató la chiquilla al Dailymail.

Al verla en tal precaria posición, la madre de la chica marcó el número de emergencia, tras lo que tres bomberos llegaron al lugar y lograron liberarla tanto a ella como a su celular, el que a pesar de todos los esfuerzos, resultó irremediablemente dañado.

“En realidad no estaba tan atascada, sólo necesitaba que alguien me ayudara a subir, pero mi madre montó en pánico”, agregó la chiquilla, quien fue objeto de burlas en las redes sociales tras conocerse su curioso accidente.

“Ha habido algunos comentarios desagradables sobre mí contextura, pero estoy tratando de no tomarlos en serio”, contó.