Barrio Harlem en Nueva York. Imagen extraída de Youtube.

El neoyorquino Equan Southhall fue condenado hoy a cumplir entre 23 años de prisión y cadena perpetua por el asesinato de su novia Camila Guzmán, una transexual de nuestro país a la que apuñaló en repetidas ocasiones y luego estranguló en 2011, según informó la fiscalía de distrito de Manhattan.

Southall fue hallado culpable por un jurado de asesinato en segundo grado tras un juicio en la Corte Suprema de Manhattan, donde se dictó hoy la sentencia en su contra por la muerte de Guzmán, encontrada sin vida el 1 de agosto de 2011 en su apartamento de El Barrio Latino, en Harlem, luego de que alguien llamara a emergencias pidiendo ayuda para una persona herida.

Al llegar al lugar, el personal de emergencias encontró a Guzmán boca abajo en la cama y con varias heridas punzantes.

Guzmán se había establecido en Nueva York diez años antes de su muerte tras dejar su país donde había sido discriminada por ser transexual, según explicaron entonces sus vecinos.

El fiscal de Manhattan, Cyrus Vance, señaló además que según se comprobó en el juicio, el ahora convicto y su novia, que había nacido en Valparaíso como Rodrigo Guzmán, compartían el apartamento donde Southall la apuñaló en el torso y la espalda con diferentes cuchillos y usó un candelabro para golpearle en la cabeza, tras lo cual le colocó una almohada alrededor del cuello y la estranguló.

Vance hizo un llamado a las víctimas de violencia doméstica a llamar a la línea telefónica de la fiscalía establecida con ese propósito o visitar el Centro de Justicia Familiar.

“La ayuda está disponible para todo el que la necesite”, argumentó.