Tanque Israel EFE

El soldado israelí que murió la pasada madrugada en Gaza, al comenzar la fase terrestre de la operación “Margen protector”, fue víctima de un proyectil de tanque disparado por sus propios compañeros de filas, indica la investigación preliminar del suceso.

Así lo informó esta noche en una entrevista con el Canal 10 de la televisión local el portavoz jefe del Ejército, el general de brigada Moti Almoz.

“En una situación como la que hay en estos momentos en Gaza, con tantas tropas, se necesita mucha coordinación entre todos y mucha compenetración y lo que ocurrió fue al parecer un error de identificación”, explicó el alto mando.

Según los resultados de la investigación preliminar, el soldado fue erróneamente identificado como blanco enemigo por la tripulación de un tanque en el norte de la franja, que abrió fuego contra él.

El soldado es la segunda víctima mortal israelí desde que comenzó la operación Margen Protector el 8 de julio, que en el lado palestino ha dejado ya más de 280 muertos.

Los errores de este tipo son comunes en situaciones de conflicto armado, y tanto en la guerra del Líbano de 2006 como en la operación Plomo Fundido en Gaza en 2008 el Ejército israelí registró incidentes que acabaron en la muerte de varios de sus soldados.

Los principales comentaristas del país advirtieron al iniciarse la incursión terrestre que uno de los temores del Ejército al adentrarse en la abigarrada Gaza era la posibilidad de que sus tropas pudieran dispararse entre sí al tener que entrar en zonas urbanas donde es más difícil distinguir al enemigo.