choclo

La demanda laboral del ex director de Penta Hugo Bravo por 2,.300 millones de pesos en contra de su ex empleadores Carlos Alberto “choclo” Délano y Carlos Eugenio Lavín, sigue entregando sorpresas.

Uno de los episodios revelados en la acción legal es relativo al ex martillero público –con vínculos CNI- Jorge Valdivia, quien destapó los supuestos aportes ilegales a campañas políticas, como también las devoluciones ilegales que obtuvo Bravo desde el fisco, antes de morir de cáncer.

Según Bravo, Valdivia no sólo realizaba “gestiones personales” en su favor, sino también a favor de Lavín y Délano y “sus respectivas familias”. Ello también incluía, dice Bravo, “a otros trabajadores de primer novel de Empresas Penta”.

Los dichos de Bravo, son la respuesta a Délano y Lavín, quienes lo acusaron de actuar a sus espaldas contratando a Valdivia.

Bravo, en el libelo, apuntó que los dueños del holding no pueden “desconocer … tales gestiones, las que realizó hasta antes de que saliera a la luz pública las no muy convenientes acciones que Valdivia realizó ante el Servicio de Impuestos Internos (SII)”.

Y remata: “Tanto es así que quien recibía las boletas por los servicios de Jorge Valdivia era Marcos Castro, contador del Grupo Penta y contador de confianza de los controladores del holding, quien en la actualidad se encuentra bajo investigación del Ministerio Público y que curiosamente a la fecha no ha sido desvinculado, la pregunta es ¿Por qué?”.