peñailillo A1

Ayer lo digo claramente, el gobierno no ha recibido llamados de la UDI, ni tampoco está en su ánimo darle una salida política al caso Pentagate, que este jueves alcanzó su punto más álgido luego de que se allanaran la casa de Andrés Velasco y las oficinas de Laurence Golborne y Jovino Novoa, todos mencionados en la arista que explotó luego de que el ex asesor del holding, Hugo Bravo, tirara nombres sobre la mesa tras verse acusado por uso fradululento de boletas.

En entrevista con Qué Pasa, el jefe de gabinete, Rodrigo Peñailillo, insiste en sus definiciones y aclara algunos puntos que han salpicado a la luz pública esta semana.

Por ejemplo, asegura que el asunto no fue tema de discusión en el comité político del lunes, y asimismo asegura que no se le ha pedido a los partidos del oficialismo revisar sus gastos electorales.

“El SII es un servicio técnico, que tiene experiencia acumulada en este tipo de tema (…) Así que dejemos que haga su trabajo sin presiones de ningún tipo”, subraya el titular de Interior.

Consultado nuevamente por la opción de llegar a un acuerdo en la arista política del caso Penta, Peñailillo, reitera que hay que dejar trabajar a las instituciones con “total transparencia” y con todas “las facilidades” necesarias para que la investigación siga su curso.

Aclara, eso sí, que otra cosa es buscar concretar acuerdos en el tema de fondo, que es mejorar la relación entre la plata y las campañas.

“Es tan así, que no sólo está en nuestro programa, además está en los acuerdos adoptados para la reforma del cambio electoral”.

Las empresas y el financiamiento de la política

“Soy partidario de la transparencia total en los aportes”, contesta el ministro sobre el tema de la relación que existe entre las empresas y los aportes que éstas hacen a las campañas.

En este punto, recalca que algo fundamental, y que hay que perfeccionar, es la fiscalización.