Zalaquett-Puchero

Hasta ahora había permanecido en silencio el ex alcalde de Santiago y vencido candidato a senador, el UDI Pablo Zalaquett, ante la investigación que lleva el fiscal oriente Carlos Gajardo, en el llamado Pentagate.

Sin embargo, la semana pasada ante el avance del perseguidor en la arista de los supuestos aportes de ilegales a campañas políticas, el asunto cambió. No sólo por él, sino también porque en el caso también cae su jefa de campaña Carmen de Castro. La mujer está citada a declarar en los próximos días.

Hay que recordar que en medio de la batahola del Pentagate, Zalaquett confirmó públicamente haber recibido un “aporte reservado” por parte del “choclo” Délano, hecho que ha sido analizado en la UDI.

Para enfrentar la indagatoria, Zalaquett contrató al estudio de José Miguel Barahona, Cristóbal Bonacic y Francisco Castillo. Se trata de los mismos profesionales que defendieron a Sebastián Edwards y Sofía Gaete, los jóvenes que acompañaban a Martín Larraín Hurtado, el hijo del RN Carlos Larraín, cuando atropelló en 2013 a una persona en la VII Región.

También patrocinan a Mario Vila, el ex subdirector del Servicio de Impuestos Internos (SII), indagado por la Fiscalía Oriente, en el marco de la millonaria condonación a Johnson’s. También al ex director de la Polar Heriberto Urzúa.

Los tres profesionales se graduaron en la Universidad Católica UC. Barahona recibió el premio Fernando Fueyo en 1999 por su tesis sobre “El recurso de queja una interpretación funcional”, publicado por la editorial Lexis Nexis. Bonacic en tanto trabajó en delitos sexuales en la Fiscalía Nacional y es experto ex criminología. Por último, Castillo es jefe de la unidad de derecho Penal de la Universidad de Andrés Bello y magíster en la misma rama en el área negocios y empresa.

Colaboración

El fiscal Gajardo, a partir de los testimonios del ex director del holding, Hugo Bravo, logró obtener boletas con las que se habrían hecho aportes a las campañas de la derecha. Con esa línea llegó hasta Reactor Spa, cuyos socios ya declararon en la investigación y colaboraron ampliamente, señalaron fuentes allegadas al caso. Esta ayuda consistió no sólo en revelar a quiénes les prestaron servicios, sino también cómo funcionaba el tinglado con otras firmas.

De allí que habrían aparecido donaciones de otras empresas del tamaño de Penta, las que también estarían siendo investigadas por Gajardo.

En tanto, y de acuerdo al diario La Tercera, el RN Alberto Cardemil, designó al estudio FAR, que lidera el ex fiscal Vinko Fodic, hasta hace algunos años, el jefe de Gajardo. Se trata del mismo bufete que patrocina a Sergio Díaz Córdova y su esposa Mitzi Rodríguez, ex funcionaria del SII. Ambos, junto a Iván Álvarez, montaron el tinglado que derivó en el Pentagate, conocido como el fraude al FUT.

La defensa también incluye a su ex administradora de campaña Paula Rojo.