Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Poder

9 de noviembre de 2014

Max Marambio detalla a comisión investigadora el financiamiento de Venezuela a la Arcis y niega un segundo aporte por US$4 millones

El empresario, que fue accionista de la inmobiliaria propietaria de los edificios de la Universidad, señaló a través de una carta ingresada el viernes a la Cámara, que se recibieron nueve millones de dólares para pagar deudas y que no hubo una segunda entrega por US$4 millones, como había declarado Mónica González, directora de CIPER en la comisión.

Por

arcis A!

El empresario Max Marambio, vinculado a la Universidad Arcis, respondió por escrito a la comisión investigadora de la Cámara de Diputados acerca de los aportes de Venezuela, luego de que se comenzara la investigación por la crisis que sufre. Así lo señala en su edición de hoy, El Mercurio.

La comisión lleva casi dos meses investigando si es que hubo irregularidades en el plantel. En ese sentido, se ha hecho público el rol del Partido Comunista, el cual hasta el año pasado controlaba la Inmobiliaria Libertad, que a su vez era dueña de los edificios de la Universidad a través del Instituto de Ciencias Alejandro Lipchutz. De esa forma, se investiga si el PC retiró o no utilidades. Por esa razón la Cámara pidió el 14 de octubre a Max Marambio, detallar los alcances del convenio entre Bandes y la Universidad; ya que el empresario también participó en la propiedad de Libertad a través de Nazareno S.A. El 2005 habría ingresado como socio con esta compañía con el 13% de la propiedad, que se sumaría al 12,5% de la empresa de su hermano Marcel.

En el mismo marco, se ha puesto foco en los antecedentes que entregó Ciper y que luego ratificó Mónica González, directora de la organización periodística, en la comisión. En esa ocasión reiteró que Bandes, un banco venezolano, habría entregado dos aportes: uno por US$9 millones y un segundo por US$4 millones. Durante ese tiempo, Marambio y el ICAL eran los principales miembros del directorio y quienes firmaron el convenio de 2008 con Bandes.

De esa forma, Marambio declaró en su escrito que el convenio no se realizó con su empresa Nazareno S.A. y que ésta sólo tuvo una «vinculación indirecta» con la Universidad a través de Libertad. Según consigna El Mercurio, Marambio añadió que, de hecho, su participación en la inmobiliaria le generó «una rentabilidad real acumulada negativa».

En su declaración el empresario afirma que el convenio se firmó entre Bandes, Nazareno S.A. e ICAL y en él se comprometía el aporte de US$9.060.000 por parte del banco. Marambio señala que el monto es equivalente a las deudas «a corto plazo de la U. Arcis a esa fecha (con bancos comerciales como BCI y Del Desarrollo, empresas de factoring, Tesorería General de la República, proveedores y otros) e inversiones en infraestructura». Añade que se recurrió al banco venezolano luego de haber «agotado las instancias de créditos con bancos nacionales y con la U. Arcis prácticamente quebrada (capital negativo de cerca de $1.600 millones de esa época».

Para concretar el aporte, ICAL y Nazareno S.A. abrieron una cuenta en dólares y otra en pesos. Fue en la primera donde se hizo el traspaso del dinero. Marambio, sin embargo, declara que «respecto de algunos trascendidos de prensa sobre un eventual financiamiento adicional por otros US$4 millones de Bandes para la U. Arcis, puedo asegurar que no ha existido ni existe ningún acuerdo, convenio, contrato ni operación por esa suma ni por cualquier otra entre Bandes y Nazareno S.A». Además agrega que «los mismos documentos parciales que han sido interesadamente publicados desmienten un nuevo financiamiento por US$4 millones. No obstante lo anterior, hay quienes -con una gran dosis de realismo mágico- piden demostrar la inexistencia de algo inexistente, sin antes darse ellos mismos la tarea de comprobar la existencia de algo inexistente».

Al finalizar, Marambio hace un «reconocimiento a la solidaridad de pueblo venezolano» al apoyar el financiamiento de la Arcis: «Un proyecto educacional que debía entregar calidad y diversidad a la educación pública chilena, tal como lo hiciera en su momento don Andrés Bello, prócer de ambas naciones y de Latinoamérica».

Notas relacionadas