Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Poder

9 de enero de 2015

Presidente de la Corte Suprema y críticas por caso Larraín: «No hay justicia que se aplique con sesgo de clase»

Sergio Muñoz indicó que, muy por el contrario, el Poder Judicial "está disponible para construir un país más inclusivo e igualitario". Asegurando que "siempre un juez es bien intencionado", aseguró que no tienen "un trasfondo distinto más que resolver el caso de la manera más justa que que crea pertinente".

Por

sergio muñoz A1 2

El presidente de la Corte Suprema, Sergio Muñoz, abordó el debate sobre el «qué tan ciega» es la justicia en relación a la posición social de quién está en el banquillo, consultado directamente sobre las críticas en ese sentido que se hicieron tras el fallo que absolvió de toda culpa a Martín Larraín Hurtado.

«No hay justicia que se aplique con sesgo de clase ni de ningún tipo. Los jueces actúan con corrección y son todos de alto estándar de probidad. Por no decir expresamente que son de excepción. Todos los jueces están sujetos al escrutinio que hacen las partes, las que pueden deducir los recursos legales pertinentes», contestó el magistrado en entrevista con La Segunda.

En esa linea, Muñoz destacó que «la construcción del sistema legal no la efectúan los jueces, por lo que si un caso no es susceptible de ser recurrido, es porque el legislador así lo quiso».

Muy por el contrario a las acusaciones de clasismo, para el presidente de la Suprema el Poder Judicial, de hecho, «está disponible para construir un país más inclusivo e igualitario».

«En todo lo que pudiera ser útil para el desarrollo de la sociedad, el Poder Judicial contribuirá y estará presente. Nosotros somos partidarios de un desarrollo igualitario e inclusivo», expresó.

«Hay un riesgo en cuanto a pensar que los jueces aplicarán el derecho de una manera que busque un trasfondo distinto de lo que es llegar a la justicia. Desde mi concepto, ese riesgo no se produce, porque siempre un juez es bien intencionado. No tiene un trasfondo distinto más que resolver el caso de la manera más justa que que crea pertinente», sentenció Muñoz.

Notas relacionadas