wagner3

La principal característica de un puzzle es que todas las piezas finalmente coinciden. Y el ex subsecretario de minería, el UDI Pablo Wagner, se convirtió la semana pasada en el eslabón que vincula el Pentagate y la investigación por la fallida licitación del Litio que lleva el fiscal Centro Norte José Morales.

Sucede que en la indagatoria que sustancia el perseguidor oriente Carlos Gajardo en contra del holding, el Servicio de Impuestos Internos (SII) descubrió que Wagner, a través de su cuñada María Carolina de la Cerda, emitió boletas, entre otras empresas, a Soquimich, cuya propiedad es de Julio Ponce Lerou.

Pues bien, Soquimich fue precisamente la empresa que se adjudicó la licitación del mineral en 2012 por US$ 40, 1 millones de dólares, aún cuando no cumplía los requisitos para ello. El hecho derivó en la renuncia de Wagner y de la jefa jurídica del Ministerio de Minería Jimena Bronfman.

A los pocos días y luego de la presentación de la querella por parte del abogado Cristián Rosselot, quien patrocina a la minera del grupo Errázuriz, se inició la indagatoria, que también incluye el delito de cohecho.

En este caso fiscal Morales ya resolvió formalizar a Bronfman como autora del delito de falsificación de instrumento público, pero Wagner, al menos hasta ahora, se había quedado fuera.

EL CASO

Siguiendo con el puzzle, en el Pentagate que lleva la Fiscalía Oriente, Wagner está querellado por el SII, por delito tributario y pronto a ser formalizado por lavado de activos y cohecho. Por este último ilícito también lo imputa el Consejo de Defensa del Estado (CDE) a través de una acción legal publicada por este diario.

Todos los cargos se basan en los $42 millones de pesos que recibió, divididos en pagos de 3 millones bimensuales, Wagner, mientras era el subsecretario del ramo entre 2010 y 2012. Dichas lucas -según la Fiscalía- provenían de uno de los dueños de la minera Doña Dominga -y de Penta- Carlos Alberto “choclo” Délano. La tesis del ministerio público es que se buscaba influenciar a Wagner. Por ello, Délano será formalizado por soborno y delito tributario por el fiscal Gajardo.

Ahora bien. En el mismo Pentagate, existe la arista de las platas políticas que vincula al ex senador y coronel de la UDI, Jovino Novoa, quien repartía en su partido las platas que le entregaba el holding, usando boletas ideológicamente falsas por trabajos no realizados. Por este hecho, Novoa debió renunciar la semana pasada al estudio Guerrero-Olivos del cual era socio, ya que está pronto a declarar como imputado y existen altas probabilidades que Gajardo busque formalizarlo.

Para Novoa, Jimena Bronfman, la misma que será formalizada en el caso del litio, no le es ajena. La profesional trabajó en la misma oficina de profesionales, al menos hasta 2008 y siempre ha estado ligada a proyectos mineros de gran envergadura.

Salto mortal

Hace algunas semanas, el fiscal Morales solicitó el levantamiento del secreto bancario a Wagner, a instancias el abogado Cristián Rosselott, quien patrocina a la minera del grupo Errázuriz.

Morales accedió a la diligencia, que ya había sido previamente coordinada con Carlos Cortés, el abogado patrocinante de Wagner.

Dichas cartolas ya estarían en poder de Morales y son las mismas que están incluidas en la carpeta de investigación de su colega Gajardo.

Ahora bien, con los antecedentes aportados por la última querella del SII, más la imputación de cohecho y blanqueo de capitales, es altamente probable que el futuro procesal de Wagner cambie radicalmente en la Fiscalía Centro Norte. En otras palabras,el fiscal Morales entrecruzará los datos y bien encontrar que la plata de Soquimich que pudo haber llegado a los bolsillos del ex subsecretario -gracias a las boletas de su cuñada- también buscaran ganarse la licitación del mineral.

Destino circular

Volviendo al Pentagate, Soquimich también aparece pagando servicios a la empresa Reactor. Esta última también recibió dineros de Alsacia (Transantiago) y Ripley, aportando así la campaña del UDI Pablo Zalaquett, que perdió en la circunscripción occidente.

El fiscal Carlos Gajardo ya interrogó a Zalaquett en calidad de imputado, como también a su jefa de campaña, Carmen Gloria de Castro.

Por ahora, y de acuerdo a lo que consta en la carpeta de investigación, el fiscal no ha profundizado en esta arista, pero después de la querella del SII, todo se convierte una pieza más de un puzzle que parece ser interminable.