Caso Penta: Moreira complica a la directiva UDI al poner a disposición su cargo de vicepresidente

La disposición del senador cuestiona la postura oficial en cuanto a no tomar resoluciones disciplinarias o administrativas antes de que los tribunales emitan alguna eventual resolución “definitiva y condenatoria”, y tensiona la posición en la que están los otros dirigentes implicados en el caso.

moreira larrain A1

Diversas reacciones causaron las últimas declaraciones del vicepresidente de la UDI Iván Moreira, quien luego de que su colega y jefe de los senadores del partido, Hernán Larraín, planteó que por sus vínculos con el Caso Penta “debería congelar su participación en la directiva”, asegurara que desde estallado el escándalo puso a disposición su cargo.

“La directiva de la UDI, desde el primer momento sabe que mi cargo de vicepresidente ha estado a su disposición, por lo que la decisión les corresponde a ellos”, respondió Moreira , dejando en las manos del timonel de la colectividad el salir de la mesa.

La postura del senador causó inquietud dentro del gremialismo, dado que cuestiona la postura oficial en cuanto a no tomar resoluciones disciplinarias o administrativas antes de que los tribunales emitan alguna eventual resolución “definitiva y condenatoria” contra sus militantes.

Además, un paso al lado de Moreira significaría el debilitamiento de la directiva al abandonarla un miembro por el Caso Penta, obligando a revisar a toda la mesa su continuidad. Dicho punto se hace aún más complejo cuando su propio presidente, Ernesto Silva, también está vinculado a una de las aristas del caso.

De hecho, según consigna La Tercera, en el momento en que hace algunas semanas Moreira reconoció irregularidades y ofreció disculpas públicas, el parlamentario también tenía contemplado anunciar que pondría su cargo de vicepresidente a disposición de la directiva, frente a lo que Silva no estuvo de acuerdo.

Otra de los puntos de controversia interna que reaparece es la eventual necesidad de congelar la militancia de quienes aparecían mencionados en la causa. Al respecto, el vicepresidente Domingo Arteaga, aseguró que “Moreira no tiene por qué revisar su situación. No hay ningún dirigente que haya actuado con el ánimo de hacerle un perjuicio a nadie”.

La senadora Jacqueline van Rysselberghe, por su parte, criticó los dichos de Larraín: “Estas declaraciones de Hernán Larraín deben ser exclusivamente a título personal. No es un tema que sea compartido o conversado con el resto de los senadores. Creemos que Ena (von Baer) y Moreira tienen que seguir en sus cargos”.

The Clinic Newsletter
Comentarios