masterchef A1

El francés que la rompió como jurado del programa Masterchef de Canal 13, Yann Yvin, habló de sus experiencias en el país y de cómo lo ha tratado la fama, tal como hace unas semanas lo hizo en entrevista con The Clinic.

Uno de los puntos que ahora tocó fue el trato que le dan las mujeres, muchas de quienes cayeron rendidas al estilo rudo y directo que caracterizó su labor en la producción.

En conversación con La Segunda, Yvin contó que donde las chilenas son menos “cartuchas” es en Twitter, donde le han llegado piropos para elegir: “’Ven a comer mi empanada’, me han dicho. Jajaja hay piropos muy duros. ‘Quiero tener un hijo contigo’, ‘te voy a cocinar’, no sé que más con el queque y la tarjeta BIP”.

“No entiendo todo pero me río mucho. Me mandan número de teléfono, direcciones y fotos medio desnudas. Pero todo queda en el mundo virtual. En la calle son todos muy respetuosos, todos”, aseguró el cocinero, agregando que la mujer chilena le gusta “porque son aperradas. Muy fuertes para criar a sus hijos y salir adelante. Muy de sacrificarlo todo”.

Chileno mirador en menos

ParaYvin, “ser garzón es uno de los peores trabajos de Chile. Los chilenos se quejan de la calidad del servicio en los restaurantes, que de verdad es muy mala, pero lo primero que hay que hacer es cambiar la mirada. En París se demoran 3 años para sacar título de Garzón, y aquí no pueden ni sacar cuenta en el banco, porque como profesión no existe. Mis garzones ganaban más de un millón mensual y no tenían derecho a cuenta”.

Lo anterior, cree el rostro de reality, “por un problema de educación. Espero que la educación sea gratuita pronto para barrer con el acceso a través de la plata. Es penca, porque el gobierno hace las cosas a medias. Y cuando uno quiere hacer las cosas en grande, hay que romper huevos. Es complicado, hay que ver dónde enfocar la riqueza; que hay que fabricar, es cierto. ¿Pero que para estudiar cualquier carrera tengan que pedir un crédito que tendrán que pagar hasta los 40 años. ¿Eso no entra en mi cabeza!”.

El chef “rico” de Masterchef también contó que se va del país y planea radicarse en Canadá, entre otras cosas porque su hija quiere estudiar circo. “Mi hija (aquí) no tiene donde desarrollarse, el circo está muy mal visto. ¿Qué va a hacer acá? ¿trabajar en un semáforo? La educación cultural no está bien valorada”, expresó.

“Chile es un poco matador en términos de pasiones. Trabajas, trabajas, trabajas y !chuta!, pierdes el feeling con lo que pasa en el mundo. Muchas veces aquí liman tu personalidad, pasa a ser redonda, te liman los ángulos. Tu curiosidad se pierde .Todo el mundo quiere una etiqueta aquí, y yo no la quiero”, concluyó.