manuel cruzat A!

El empresario Manuel Cruzat Infante no se presentó a declarar en la Fiscalía Oriente, en el marco de la indagatoria por el Caso Penta que investiga supuestos contratos truchos que habría firmado con los Carlos para generar pérdidas ficticias y sacar plata sin dejar registro.

“No pudo asistir a la diligencia”, dice emol que habría justificado el abogado del empresario, Felipe Moraga cuando argumentó los motivos de la inasistencia.

Moraga también representa a Iván Rojas Bravo, ex ejecutivo del Grupo Cruzat.

Con la de hoy, ésta es la segunda vez que Cruzat se excusa de no asistir. Quedó fijada una nueva audiencia para mañana.

Cabe precisar que la investigación que involucra a Cruzat apunta a convenios firmados entre 2008 y 2012 entre Penta y la empresa CB Consultorías y Proyectos a través del mismo modus operandi utilizado por el holding de Délano y Lavín en las operaciones en dólares con la sociedad VSA en 2013, cuyo ilícito fue reconocido por Carlos Alberto Délano ante el fiscal Carlos Gajardo cuando declaró el pasado 5 de enero. De hecho, según publica este jueves El Mercurio, esta trama habría comenzado con las empresas de Cruzat y luego -cuando éste comenzó a tener problemas financieros en 2012- habría seguido con VSA.

En términos simples, esta trama consiste en generar una pérdida en la diferencia del tipo de cambio y luego recuperarla en una operación inversa, retirando fondos que no dejan registro contable.

El vínculo de Cruzat en el caso apareció luego de la declaración que prestó la semana pasada, ya por sexta vez en lo que va de la indagatoria, el ex gerente del holding, Hugo Bravo.

El hombre que destapó el ollón Penta contó que estos llamados “forwards” fueron suscritos con diferentes empresas, una de las cuales está ligada a Cruzat.

“A Penta le fascinaba enmascarar las remuneraciones”, señaló Bravo, de acuerdo a lo que recogió La Tercera. El ex ejecutivo dijo que era Mauricio Pinto Meneses, ejecutivo de Cruzat y ex compañero de universidad de Délano, quien a petición de éste inició el esquema fraudulento.

Este consistía en “antedatar las fechas para producir utilidad o pérdida en contratos forward y así utilizar recursos para básicamente bonos o fines que tanto Carlos Alberto y Carlos Eugenio tuvieran en mente. Mauricio dijo que podía hacerlo y que las sociedades que harían esto sería la sociedad Consultoría y Proyecto de CB”.

“Yo no participaba en esa decisión, se los comunicaba a los ejecutivos y se les decía que la opción era un forward trucho en que recibirían tanta plata en un cheque de CB a la sociedad que cada ejecutivo designaba”, narró Bravo.