Carlos Alberto Délano

En el poder de la Fiscalía se encuentran a lo menos cuatro contratos “futuros” de la Inmobiliaria Duero, representada por los hijos de Carlos Alberto “Choclo Délano, Macarena y José Luis Délano, cuya propia defensa entregó los documentos.

Los contratos, que fueron suscritos entre 2009 y 2013, representan pérdidas por casi $300 millones para la empresa del cuestionado holding. Uno de ellos fue firmado con CB Consultorías y Proyectos, misma sociedad del grupo Cruzat con que, según las indagatorias, Penta utilizó el los “forwards” para simular pérdidas y pagar menos impuestos, además de poder y extraer dineros sin dejar registro contable, para por ejemplo pagar sueldos y bonos “por fuera”.

Según consiga La Segunda, uno de los nuevos negocios investigados consistía en que CB se comprometía a vender $US 15 millones a un precio de $499 por dólar 30 días después. Aprovechando la fluctuación a la baja de la divisa, -que en esa fecha estaba en $495-, Duero terminó pagando $61 millones más que el valor de mercado, lo que quedó reflejado como pérdidas en sus balances.

Utilizando mecanismos similares, de los otros 3 contratos investigados 1 también fue firmado con CB, otro directamente con el ejecutivo del grupo Iván Rojas, y un tercero con asesorías VSA, del empresario Roberto Carrasco.

Esta no es la primera vez que los hijos de Délano se ven envueltos con el Caso Penta, dado que la Fiscalía ya los investigaba por eventuales irregularidades tributarios con boletas y facturas que les habría permitido “disminuir su base imponible”.