Yerko Puchento

“No tenemos ningún límite, somos bien descriteriados en ese sentido”, dijo el actor Daniel Alcaíno, quien en entrevista con La Segunda, se refirió al momento de su personaje Yerko Puchento, quien durante la presente temporada del programa Vértigo hizo de los políticos el foco de sus férreas críticas, a veces despiadadas.

Para el actor, en sus presentaciones la palabra límite y la palabra miedo no pueden estar presentes. “Luchamos todos los jueves por decir más cosas. Yo me sorprendo todo lo que me dejan decir en el canal, que es bastante. Además, hago un humor con nombre y apellido: “Nada de los políticos roban”. Aquí decimos: Jovino Novoa, Sebastián Dávalos, Ponce Lerou, Soquimich. El último límite de Yerko es la verdad. Yo no voy a decir que alguien es drogadicto, si no me consta, o que es infiel. No diré nada que no pueda sustentar. Si primero salió en la prensa y se supo, ahí lo agarro”.

Sobre las acusaciones de que ha sido blando, confesó que a veces le dan en Twitter. “Me trataron de cobarde, que no fui capaz de más. Todos los días me escriben: “Habla de Caimanes”.

Respecto de eventuales presiones o reclamos, dice que no ha recibido, que sólo en Twitter “me hacen pebre”.

Hace una semana en entrevista con El Dínamo, Alcaíno apuntó a que no le importaba que se molestaran desde el mundo político, pues a su juicio quienes están enojados son las personas.

“¿Qué me importa que se moleste La Moneda? La molestia es de la gente. Es como que se moleste un violador”, dijo el actor, quien agregó que
“nunca he militado en nada. Me han ofrecido programas tipo CQC para ir con un micrófono donde un político. Yo les digo que no, que no quiero ni verlos, ni tocarlos; me dan asco. Para mi representan algo tan anacrónico, es como ver a una monja en la calle. Me dan ganas de decirle ‘corta tu hueveo’”.