barros a1

Imagen referencial (marcha contra Barros, 21 de marzo)

Aproximadamente 200 osorninos marcharon el pasado viernes por las calles de la ciudad para exigir la renuncia del obispo Juan Barros, quien fue acusado por las víctimas del ex párroco de El Bosque, Fernando Karadima, de haber sido testigo y encubridor de los abusos del clérigo.

La convocatoria, denominada “la marcha de los paraguas negros”, se inició a las 20:00 horas en la Plazuela Yungay y terminó en el frontis de la Catedral de Osorno. En aquel momento, los manifestantes aprovecharon la instancia para reunir firmas para pedir que un visitador apostólico revise el caso, según informa Cooperativa.

Mario Vargas, vocero del movimiento en contra del sacerdote, precisó que “estamos reuniendo firmas y antecedentes para lograr que la iglesia autorice la presencia de un visitador apostólico en la ciudad para que pueda constatar la división y los problemas que está ocasionando la presencia de Barros”.