heraldo muñoz a1

El ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, describió hoy como “sólido” el desempeño de Chile en las audiencias celebradas esta semana en la Corte de Justicia de La Haya, en el marco de la demanda presentada por Bolivia en busca de un acceso soberano al mar.

“El desempeño fue sólido, los argumentos contundentes y convincentes”, dijo Muñoz a los periodistas a su llegada a Santiago junto a Felipe Bulnes, agente en el caso de la demanda boliviana.

La Corte de La Haya escuchó esta semana los alegatos de las partes respecto de la excepción preliminar presentada por Chile, que solicitó al tribunal su incompetencia para conocer el caso, por tratarse de un asunto resuelto en un tratado de 1904, anterior al Pacto de Bogotá de 1948, cuando se creó la Corte.

Bolivia demandó a Chile en procura de que La Haya obligue a Chile a negociar para otorgarle un acceso al mar con soberanía.

El balance es “altamente positivo” para Chile. “Hemos sido muy rigurosos y creo que hemos defendido bien los intereses nacionales”, dijo el canciller.

Agregó que la parte boliviana “no contestó las preguntas que Chile planteó en sus alegatos, y tampoco la pregunta del juez Christopher Greenwood” sobre la fecha de un supuesto “acuerdo” para negociar una salida soberana al mar mencionado por los representantes del país andino.

También el canciller destacó y agradeció “la expresión de unidad nacional que tuvimos en La Haya”, manifestada en la presencia de representantes del Congreso, incluidos los presidentes del Senado y de la Cámara de Diputados.

“Ahora hay que esperar con serenidad la decisión de los jueces que no será inmediata”, añadió Muñoz, único ministro del gobierno de Michelle Bachelet que ha sido confirmado en su cargo tras la renuncia que la Mandataria pidió a todo su equipo ministerial el pasado miércoles.

Bachelet dijo en una entrevista de televisión que en 72 horas decidiría los cambios, plazo que se cumple este sábado, pero hasta el momento nada ha ocurrido y la Mandataria continúa enclaustrada en su domicilio, donde permaneció todo el viernes, cuando los rumores de que habría “humo blanco” se disiparon al caer la tarde.

El canciller consideró normal los ajustes ministeriales en los gobiernos y que en el caso actual era necesario “para entrar en la etapa de consolidación” de una administración que ya ha tenido “grandes logros”.

“Hay distintos tiempos políticos. No es una cuestión demasiado sorprendente. No lo veo como una situación distinta de lo que es el ejercicio del gobierno”, añadió.

Sobre su confirmación en el cargo, comentó que “tenemos que seguir adelante, respondiendo a la confianza que depositó en mí la Presidenta”.