Orpis A1

Por casi tres años y medio Corpesca -del grupo Angelini- le aportó ilegalmente al senador de la UDI Jaime Orpis para que hiciera política y pagara las deudas que le dejó la campaña de 2009. ¿La fórmula? Venta de informes innecesarios para la firma sobre la situación del narcotráfico en el norte y boletas de terceros por no hacer nada. Igual que en los casos Penta y Soquimich. ¿Cuánto recibió Orpis? Como mínimo 50 millones que hoy lo tienen bajo la mira atenta de la Fiscalía Oriente por un eventual delito de cohecho

Los detalles de cómo la firma pagaba la cifra, la entregó el ex gerente general de Corpesca Francisco Mujica ante el fiscal José Villalobos, a cuya declaración íntegra tuvo acceso The Clinic Online.

La relación con Orpis es anterior a previa a los pagos. Siempre iba a su oficina, asegura Mujica, hasta que lo invitó a conocer la Fundación La Esperanza, que cuenta con un centro de rehabilitación de drogas en La Florida. “Me cautivó como persona”, dijo. Pues bien, desde 2009, según el ex ejecutivo, Orpis llegó a pedirle dinero de frentón para la contienda, pero hubo una ligera demora: el asunto debía ser tratado en el directorio, y así acogerse a la Ley de Donaciones.

“Lo que ocurrió fue que el año 2009 no tuvimos excedentes tributarios por lo tanto solicité esta colaboración al resto de las empresas del grupo que pudieran hacerlo, nosotros como Corpesca teníamos pérdidas tributarias y no era conveniente hacerlo con Corpesca. Se solicitó el apoyo de los abogados tributarios Portalupi Guzmán y Bezanilla. No me acuerdo si le aportaron o no…”, dijo Mujica.

Y recordó la ansiedad del hoy senador por los recursos: “El señor Orpis me preguntaba cómo había resultado la gestión y yo respondía que esperaba que todo fuera bien”.

Calidad humana

Cuando la campaña terminó y Orpis salió electo por la Región de Arica y Parinacota, las deudas que le dejó la contienda electoral no fueron pocas, como se desprende del testimonio del ex gerente. Así fue como el ahora senador volvió a la carga en 2010. Tomó el teléfono y habló con la secretaria de Mujica, “para reunirse conmigo… no me da el motivo”.

“Accedí y nos reunimos en mi oficina en Santiago. Ahí me plantea una tremenda inquietud que él tenía y era que su campaña le había dejado un déficit importante económico y me solicita ayuda… no me dice monto”, recordó.

Haciendo gala del eufemismo, Mujica dijo: “Frente a su calidad humana y compromiso con el norte que él tenía como senador, accedí a ayudarle”.

¿Cómo llegaría el dinero para evitar que los descubrieran? “Simplemente él me dijo que podríamos hacerlo mediante boletas mensuales que respaldarían eventuales informes y dadas sus conexiones con el tema de la droga, ellos versarían en torno a este tema. Yo estuve de acuerdo. Le dije que lo ayudaríamos para salir de este problema. En ese momento no se fijó ningún monto”, dijo.

Pero a renglón seguido, refrescó la memoria: “Tiempo después, viendo los flujos de déficit que él tenía se llegó a un monto de unos dos millones mensuales”.

Los documentos ni siquiera eran mensuales. A veces Orpis iba personalmente a dejarlos, al tiempo que aprovechaba la oportunidad para dejar la boleta a quien se giraría el dinero. “Cuando yo estaba en la oficina, si lo podía recibir lo recibía y ahí me entregaba la boleta respectiva”, rememoró Mujica.
Según este último, el aporte no se lo informó a ningún mando superior de la empresa, corriendo así con colores propios, le indicó al fiscal Villalobos.

Las boletas que llegaban a Corpesca eran de Carolina Gacitúa y un tal Ramírez que no se identifica. “(Ellos) no prestaron que yo sepa otros servicios a la empresa… Estos informes a los que me refería no eran estrictamente necesarios para la marcha de la empresa”. Gacitúa actualmente es asesora de Orpis. también investigados por la fiscalía.

¿Cuánto vale el voto?

Mujica reconoce que Orpis, mantenía “interés… en los temas del sector pesquero norte de su región”.

“Tenía una suerte de presión del sector laboral y artesanal para que le ayudaran a resolver los temas críticos por los que pasaba la pesquería del norte”, dijo.

Según Mujica, Orpis siempre le requería información, entregándole la versión que la empresa tenía sobre la crisis pesquera. Luego, Mujica habla de las reuniones que mantuvo con autoridades en momentos en que se discutía la Ley de Pesca en el Parlamento, conocida también como Ley Longueira. Es 2012. Y en diciembre de ese año la Cámara Alta vota la ley. Hubo 23 votos a favor, donde está incluido Orpis, pero también su colega por la zona, el PS Fulvio Rossi. Fueron también 7 en contra y 4 abstenciones.

Una de las tantas exposiciones en las que Mujica participó, fue en la Comisión de Pesca donde precisamente estaba Orpis. “El senador… por el interés de lo que ocurría en el sector pesquero norte me solicitaba le enviara copia de las presentaciones que yo realizaba”. En todo caso, asegura que repartía copia a todos los congresistas que se interesaran.

De pronto el fiscal interrumpe con una pregunta que apunta al pago de los 2 millones al mes con boletas de terceros: “¿Durante ese año 2012 la empresa que usted representaba (Corpesca) le estaba aportando económicamente a la deuda que tenía el senador Orpis?”

La respuesta no deja lugar a dudas: “Estaba dentro del período que dije inicialmente, desde el año 2010 hasta el momento en que me fui”.

Mujica, cabe recordar, debió renunciar a la empresa en mayo de 2013, cuando se conoció el escándalo de los aportes de Corpesca a Marta Isasi.

El ex ejecutivo también recordó que a su oficina no sólo llegó Isasi y Orpis a pedir plata para campaña. También lo hicieron, declaró, la entonces alcaldesa Myrta Dubost -independiente pro Alianza- la RN Ximena Valcarce, ex diputada y el actual jefe comunal de Alto Hospicio Ramón Galleguillos. Eso sí, Mujica aclaró: “Respecto de estos, solamente a Orpis se le aportó económicamente con boletas”.

Incluso hasta el ex senador -y admirador de Pinochet- Julio Lagos (RN), prestó servicios a Corpesca, una vez que dejó el parlamento al perder las elecciones de 2009.