Los millonarios contratos sin licitación de la Fundación Integra para cumplir con la meta presidencial de salas cuna

La empresa de construcciones modulares Tecno Fast S.A., ligada a la Fundación Desafío Levantemos Chile, se adjudicó sin licitación trabajos por más de 13 mil millones de pesos para obras en 27 de los nuevos espacios prometidos por la Presidenta Bachelet. En contratos similares, la cifra más alta de recursos entregada por Integra no superó los 1.300 millones.

Bachelet Integra salas cunas

Tres contratos directos que suman un total de $13.213.101.272 pesos son los que firmó la Fundación Educacional para el Desarrollo Integral del Menor (Integra) con la empresa de construcción modular Tecno Fast S.A. entre diciembre de 2014 y febrero de 2015 para realizar obras en 27 de las salas cunas que comprenden la meta presidencial de aumento de cobertura anunciada en junio pasado por la Presidenta Bachelet.

Una gran inversión para dar cumplimiento a “parte de la primera meta que nos pusimos como Gobierno para ampliar la cobertura de educación parvularia” y que beneficiará a 1.500 niños y niñas de entre 0 y 2 años, según dijo la propia Presidenta Bachelet el pasado viernes 15 de mayo en el jardín infantil Rosa O’Higgins, en Peñalolén, durante la inauguración simultánea de los 70 nuevos recintos equipados a lo largo de Chile.

Una buena noticia, de no ser por un detalle: la entrega de dineros se hizo por un sistema de compra directa sin licitación llamado “procedimiento de excepción”, que fue muy criticado en marzo pasado al interior de la Fundación, una de las siete instituciones que dependen de la Dirección Sociocultural de la Presidencia, y con una empresa que fue “presentada” por una asesora de la Dirección Ejecutiva.

Sin licitación

Según relataron fuentes ligadas a la institución, las críticas comenzaron en marzo de este año, cuando la Contraloría interna de la Fundación Integra cuestionó la entrega de recursos sin siquiera haber existido una licitación desierta anteriormente, a través de un método llamado “Procedimiento de excepción”.

Los contratos cuestionados corresponden a documentos firmados el 19 de diciembre de 2014 y el 2 de febrero pasado con Tecno Fast S.A., una especialista en la construcción de espacios modulares y campamentos mineros.

El primero de ellos tiene una suma de 6.657.486.902 pesos, el segundo por 8.216.878.212 pesos y el tercer contrato de modificación de las primeras obras por 571.231.787 pesos. Fuentes ligadas a la Fundación señalaron a The Clinic Online que desde hace unas semanas tanto el Ministerio de Educación como desde Presidencia pidieron información específica sobre estos contratos, lo que generó incertidumbre en Integra.

Posteriormente, Integra señaló que existió una modificación del primer contrato, que elevó en aproximádamente 300 millones esa inversión. Esta modificación ocurrió el 15 de mayo pasado. A su vez, también hubo una modificación al segundo contrato, el que bajó el monto de la inversión celebrada el 2 de febrero de 8.216.878.212 pesos a 6.555.614.370 pesos, tras bajar tres proyectos de esa inversión. Así, la inversión total de Integra con esta empresa llega hoy a los 13.213.101.272 pesos.

Las mismas fuentes señalan que uno de los temas que generó mayor inquietud es que la propuesta de Tecno Fast S.A. cumplía exactamente con los requerimientos técnicos de las obras proyectadas por la Fundación -incluso metraje incluido-, aunque no existían bases de licitación disponibles para conocer en detalle lo que Integra necesitaba.

A su vez, detallan funcionarios de la fundación, que contratos similares celebrados por Integra a través del “Procedimiento de excepción” no han superado los 1.300 millones de pesos. Las suspicacias aumentaron al revisar la documentación de los contratos, ya que Tecno Fast S.A. se había inscrito en el registro de contratistas de Integra menos de una semana antes de ser celebrado el primer contrato, celebrado el 19 de diciembre de 2014.

Peor aún, las dudas se acrecentaron porque los tres documentos, los dos últimos -celebrados ambos el 2 de febrero de 2015- fueron suscritos por la directora de Administración y Finanzas de la Fundación Integra, Sonia Torrealba, en su calidad de directora ejecutiva subrogante.

Torrealba es sindicada como parte del círculo de confianza del ex Director Socio Cultural de la Presidencia, Sebastián Dávalos Bachelet. De hecho, fue compañera del también hijo de la Mandataria en el Magíster en Gobierno y Gerencia Pública de la Universidad de Chile y de su ex jefa de gabinete, Erika Silva, quien renunció a su cargo hace unos días tras revelar en sus cuentas de Twitter y Facebook las supuestas gestiones del ex ministro Rodrigo Peñailillo cuando estalló el caso Caval.

Hace algunas semanas el ex contralor de la Fundación, Álvaro Reyes, renunció a la entidad. Reyes, según señalan desde la Fundación, era uno de los más críticos por la forma en que se entregaron los recursos a esta empresa, particularmente con el hecho de no haber realizado licitación y ser una empresa “nueva” en el registro de contratistas.

Salas cuna

Conocida por su participación en la reconstrucción tras el terremoto y tsunami del 27 de febrero de 2010 en el sur del país con la habilitación de escuelas modulares y luego en el rescate de los 33 mineros con las espacios equipados para los primeros auxilios de los mineros, la empresa es altamente reconocida y cuenta con una basta experiencia en la construcción de campamentos mineros.

De hecho, uno de sus dueños y director ejecutivo de la empresa, Cristián Goldberg, era vicepresidente de la Fundación Desafío Levantemos Chile y asumió la dirección de ella cuando su fundador, Felipe Cubillos, murió en el accidente aéreo del 2 de septiembre de 2011, en el Archipiélago de Juan Fernández.

Por otra parte, días previos al discurso del 21 de mayo, la Fundación debía entregar un informe de avance a la Presidencia, para tener en detalle la información con miras al discurso presidencial que dio Michelle Bachelet en Valparaíso.

Los descargos de Integra

Consultada por The Clinic Online, la Fundación señaló que en diciembre de 2014 inició el proceso que le permitiría cumplir con el compromiso de construir 244 salas cuna y 55 niveles medios, durante el período 2014 – 2015. Para ello levantó 176 proyectos, entre los que se encontraban ampliaciones, habilitaciones y construcciones de establecimientos completos, con un monto de inversión de capital total de M$146.000.00 para el mismo periodo.

En ese contexto, “una de las 101 empresas que Integra ha contratado hasta la fecha para sus proyectos de aumento de cobertura 2014 – 2015, por un monto de inversión de capital igual a M$14.500.000, es Tecnofast, que fue contratada para construir 30 establecimientos de un total de 176 proyectos y que utiliza un sistema de construcción modular, tecnología que permite construir con altos estándares de calidad en 120 días, muy por debajo de la construcción tradicional con plazos de entre 7 a 10 meses”.

“La selección de este contratista siguió el procedimiento institucional establecido y las normas jurídicas vigentes y consideró una evaluación técnica compuesta por 13 criterios que Tecnofast cumplía en forma óptima, entre ellos, tener la capacidad de mantener obras simultáneas en todo el país, cumplir con exigentes estándares de productividad mensual, contar con estudios sobre sismicidad, certificaciones de calidad y experiencia en construcción de jardines infantiles y salas cuna. Las construcciones realizadas por esta empresa serán entregadas antes del 30 de julio de 2015”, agregaron desde Integra.

Posterior a esta respuesta, la Fundación Integra rectificó la información señalando que la inversión quedó finalmente en $13.213.101.272, para la construcción de 27 nuevos establecimientos de salas cuna y niveles medios a nivel nacional. Además, entregó un análisis comparativo de los denominados 13 criterios.

“Si bien Integra corresponde a una persona jurídica de derecho privado, que se rige por sus propios estatutos y las normas contenidas en el Código Civil, ha realizado esfuerzos para equiparar sus procedimientos a aquellos vigentes para los organismos que integran la Administración del Estado. Así por ejemplo, en vista de la necesaria objetividad de los procesos de adquisiciones, en febrero de este año Integra suscribió un convenio con Chile Compra que permitirá a esta Fundación acceder al sistema de Convenios Marco para la adquisición de bienes necesarios para el desarrollo de su labor”, señalaron.

Consultados por otros contratos por montos similares, la Fundación señaló que, a esta fecha, Integra no ha celebrado otros contratos globales por esas cifras. “Ahora bien, respecto del costo individual de los proyectos en relación a otros ejecutados por esta Fundación, el costo asociado a las obras ejecutadas por TecnoFast S.A. no es mayor”, dijeron.

“En ese sentido, y tal como se señaló en nuestra primera respuesta, precisamos que Integra realiza a través de contratos 3 tipos de construcción: (i) ampliaciones en jardines existentes; (ii)habilitaciones en jardines existentes y (iii) construcción de establecimientos nuevos. Por esta razón, resulta impreciso promediar los montos de inversión total de un contrato en relación con el número de proyectos que comprende. Cada proyecto incluye el examen de variables como cantidad de metros construidos, niños beneficiarios, emplazamiento, diseño y terreno, entre otras”, agregaron.

Consultados por este tema, desde Tecno Fast S.A. declinaron referirse al tema y se excusaron señalando que era la Fundación Integra la que debía responder nuestra solicitud.

De la misma forma, el ex contralor Álvaro Reyes declinó referirse a cualquier tema cuando fue consultado por este medio.

Los contratos

The Clinic Newsletter
Comentarios