Rodrigo Rojas Archivo La Nación UDP

Fernando Guzmán, ex conscripto que entregó nuevos antecedentes sobre el denominado Caso Quemados, se refirió sobre la declaración que hizo ante el Juez Marío Carroza, que tras conocer su testimonio reabrió el caso y dictó la detención de siete ex oficiales y suboficiales que estarían implicados en los hechos.

Según su versión, que emitió esta noche en noticiero central de TVN, todas las declaraciones que se hicieron hasta hoy ante la justicia, son una farsa. Guzmán dijo además, que no tuvo el valor hasta hoy para confesar la verdad y que durante todo este tiempo ha recibido amenazas para no revelar lo que realmente pasó esa noche de julio de 1986, tras la que Rodrigo Rojas De Negri perdió la vida y Carmen Gloria Quintana quedó con graves quemaduras.

“Les diría pónganse los pantalones y digan la wea cómo es nada más”, sostuvo en entrevista con 24Horas.

Guzmán declaró que no tuvo el valor, cuando se hizo la reconstitución de escena junto a la víctima Carmen Gloria Quintana de decirle quién la había quemado. Me habría gustado decirle: “estos weones fueron los que te quemaron, pero ahí está el problema de la familia y se lo dije (a Carmen Gloria), esa vez me cagué de miedo”.

El ex conscripto sostuvo que se concertó un montaje para encubrir los hechos y que tras el ataque a Rojas y Quintana, fueron conducidos hasta el puente Arteaga en Colina, y recibieron instrucciones para aprender declaraciones que ya estaban fabricadas.

El testigo dijo además: “Perdí mi familia, mis hijos, una hija que no pude reconocer por miedo a que me la mataran (…) aprendí a vivir en la clandestinidad”.