bachelet-1-a1 (1)

“No nos complica en absoluto. La Presidenta no tiene nada que ver con el esfuerzo de precampaña, eso lo hemos señalado en múltiples ocasiones”, dijo a Cooperativa el vocero Marcelo Díaz repitiendo una vez más el discurso que, a modo casi de mantra, el gobierno impuso desde que se ventilara la orquestación de la precampaña que habría liderado el exministro Rodrigo Peñailillo junto con el operador político Giorgio Martelli.

La respuesta del Ejecutivo se produce después de que se revelara la declaración prestada por Peñailillo ante la Fiscalía el pasado 17 de junio y en donde, además de las contradicciones en algunos puntos respecto del testimonio vertido por Martelli, evitó responder las preguntas relacionadas con Bachelet, apuntando a que “a sugerencia de mi abogado no me voy a referir a ese tema”.

Según dijo Díaz a Cooperativa, Peñailillo “cumplió con una obligación ciudadana, se presentó a la Fiscalía, entregó su declaración, hay un fiscal haciendo su trabajo, después serán los tribunales los que se pronuncien, pero el Gobierno está haciendo su trabajo en lo que es su tarea, que es gobernar el país”.

Consultado por el hecho de que si para el Gobierno hubiese sido preferible que el ex ministro del Interior contestara las preguntas vinculadas a la Jefa de Estado, Díaz aseguró que  “no tenemos preferencia en uno ni otro sentido”.

Además de Peñailillo, también entregaron su versión ante los fiscales el exministro Alberto Arenas y el empresario y expresidente de Enersis, Jorge Rosenblut.

Arenas concurrió, en calidad de testigo la semana pasada, luego de que su nombre apareciera en la indagatoria a raíz de que el exdirector del Servicio de Impuestos Internos, Michel Jorratt, lo sindicó como el nexo con la empresa de Martelli.

Rosenblut, en tanto, lo hizo el 10 de julio y tal como publica este lunes The Clinic Online en el artículo “Caso SQM: Las confesiones del ex presidente de Enersis, Jorge Rosenblut, a la fiscalía”, su versión también presentó diferencias respecto de lo que relató Martelli a la fiscalía en la maratónica declaración de fines de mayo.