keith richards EFE

Curiosas, por graficarlo de alguna manera, fueron las confesiones del guitarrista de The Rolling Stone, Keith Richards, en entrevista con el diario británico Mirror.

Por ejemplo, el músico habló de cuando aspiró las cenizas de su padre, y admitió que le gustaría que sus hijos hicieron lo propio.

“Mi padre, aspiré a mi padre. Fue incinerado y no me pude resistir. No le hubiera molestado y me sentó muy bien, todavía sigo vivo”, dijo en 2007.

Richards, también se refirió en la entrevista a la irrupción de jóvenes figuras de la música como Taylor Swift o Justin Bieber.

Sin miramientos, a ambos los calificó como modas pasajeras.

“Taylor es una chica guapa y yo no pienso en la competencia. O sea, ellos son la moda de este mes, ¿verdad?”, reveló el rockero, agregando que: “¿Justin Bieber? En realidad he conocido al chico y me pareció bastante humilde, como debe ser. ¿Su música? Bueno, es pura basura, ¿no?”.

El estrafalario guitarrista también tuvo palabras, con algo de crítica, para con su compañero y líder de los Stone, Mick Jagger, a quien considera que está demasiado preocupado por cosas “aburridas”.

“Su hija Georgia May estaba sentada en mi habitación y me dijo: ‘Oh, ya sabes como es papá’. Es un snob. Puede ser de esa manera incluso conmigo y con el resto de la banda. Él se sube al avión y no dice ni ‘hola tío’. Estará preocupado con algo realmente aburrido. Es un obseso del control. Quiere saber todo lo que está ocurriendo. Se pierde en los detalles”, explicó el músico al New York Daily News, para reconocer después: “Es un líder increíble y yo lo sigo queriendo”.