Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Nacional

25 de septiembre de 2015

Director de Educación 2020 compara presente de Bachelet con situación de humoristas del Festival de Viña

Matías Reeves señaló que "alguien con un 72% de desaprobación es casi tan insalvable como el humorista pifeado en vivo ante toda Latinoamérica. Pero no es imposible salir de ahí...Espero que saque un último cartucho en su rutina para callar al monstruo".

Por

bachelet a1

El fundador y uno de los directores de la fundación Educación 2020, Matías Reeves abordó la situación de mala onda que le ha tocado vivir a la Presidenta Michelle Bachelet durante su gobierno al mismo tiempo que comparó su presente con el que experimentan los humoristas en el Festival de Viña.

En su columna a El Dínamo, Reeves manifestó que «es el típico chaqueteo chileno. Otros señalan que es la respuesta lógica a una serie de eventos que han pecado de insularidad política e ingenuidad comunicacional, al generar tantos grados de incertidumbre y prometer tantas cosas durante la campaña. Pero creo que hoy es distinto. La efervescencia no sólo muestra un descontento social, entendible y esperable por tantos años de abuso y desilusión, sino un morbo de los políticos e intelectuales por demostrar que tenían la razón y que la incompetencia debe ser castigada y ridiculizada. Un morbo que se centra en ver caer a una persona».

En ese sentido el ingeniero civil industrial asegura que los chilenos «conocemos bien esa sensación», cuando a cada año llega el momento en que «nos hemos entrenado frente al televisor y esperamos con ansias en febrero al humorista de turno que se enfrentará al monstruo del Festival de Viña. El morbo por ver la rutina y saber si saldrá aniquilado, pidiendo perdón o diciendo “gracias, gracias, no se molesten” es lo que ha hecho de ese espacio uno de los más esperados y con mayor rating. La sensación de circo romano se vive y disfruta».

«Si en los primeros minutos no se partió bien, rápidamente un par de chiflidos se convierten en una vorágine que ningún animador ha sabido controlar», precisó el profesional al mismo tiempo que dijo que «poco importa si lo que viene por delante es significativamente mejor. Luego de ese punto de inflexión casi nunca hay vuelta atrás».

En cuanto a la Presidenta Bachelet reconoció que «es cierto que ha cometido errores, y no menores hay que decir, pero eso no justifica que, tal y como al humorista, se le ponga al centro de la tribuna popular para lincharla públicamente e incluso sugerir un “golpe blanco”, como lo ha descrito Tomás Mosciatti».

En otros pasajes de su escrito aborda las bajas históricas en las distintas encuestas políticas que ha enfrentado la Mandataria y aprovecha para tirarle un palo a todos los integrantes de la Nueva Mayoría argumentando que «lo más preocupante es que sean los mismos que se aprovecharon de su popularidad para acomodarse y ahora se desmarcan por ambición o conveniencia. Si todo lo que se ha dicho es cierto, esperaría un poco más de nobleza y ver en conjunto cómo ayudar para salir de esto. Todos juntos. La mirada de Estado es algo que pareciera quedar en el olvido en esta pasada».

«Alguien con un 72% de desaprobación es casi tan insalvable como el humorista pifeado en vivo ante toda Latinoamérica. Pero no es imposible salir de ahí. No basta con hacer las cosas diferentes para tener resultados diferentes, como diría Einstein, sino que en esta ocasión se requiere la colaboración de todos», apuntó Reeves, quien de paso manifestó que «no es por salvar a Bachelet, ni a la Nueva Mayoría, pero espero que la Presidenta saque un último cartucho en su rutina para callar al monstruo».

«No digo que no se reclame ni que demos vuelta la cabeza, todo lo contrario, llamo a fortalecer el debate y participar en el quehacer nacional con una actitud constructiva, respetuosa y que busque el bien del país por sobre los intereses personales», sentenció.

Notas relacionadas