errazuriz

Este miércoles 30 de septiembre a las 15.30 prestará declaración el ex arzobispo de Santiago Francisco Javier Errázuriz Ossa, en el marco de la demanda interpuesta en contra de la iglesia chilena, por las víctimas de Fernando Karadima.

Errázuriz declinó concurrir hasta el palacio de tribunales donde tiene su oficina el ministro de fuero Juan Manuel Muñoz Pardo, quien tramita la acción legal que busca que el arzobispado pague una suma de $ 450 millones como indemnización y fijó un domicilio donde se llevará a cabo la diligencia. Se trata de la casa donde residen los obispos eméritos ubicada en Suecia 2028. El tribunal aceptó realizarla en dicho lugar, ya que Errázuriz goza del fuero establecido en el Código de Procedimiento Civil.

El testimonio de Errázuriz es central ya que los intentos de encubrimiento de los abusos cometidos por Karadima, se produjeron cuando dirigía la iglesia nacional. A esto se agrega las cartas, publicadas por The Clinic Online, que envió al sacerdote Diego Ossa y al propio Karadima en medio de la investigación.

Lo que conteste Errázuriz, respecto a la responsabilidad institucional, estará cruzado con el testimonio que prestó el pasado 24 de septiembre el sacerdote Francisco Javier Astaburuaga.

De acuerdo a su testimonio, al que accedió The Clinic Online, Errázuriz era el superior jerárquico de la iglesia, porque “todo sacerdote diocesano está incardinado con la diócesis”.

Si bien Astaburuaga no apuntó a Errázuriz directamente, si señaló que hubo anomalías graves en la tramitación de la demanda canónica para terminar su matrimonio religioso que interpuso James Hamilton. En el documento, Hamilton no sólo pedía la anulación del vínculo, sino que relataba los abusos a los que fue sometido por Karadima.

La indagatoria era secreta, pero el entonces Vicario Judicial, Francisco Walker le filtró la información precisamente al cura Juan Esteban Morales, quien se la traspasó a Karadima. Tanto Walker como Morales, estaban dentro del círculo de protección del sacerdote que lideraba la parroquia El Bosque.

“A mi juicio hubo violación del secreto de oficio del Vicario Judicial (…) Cómo se configura esta violación, es por el conocimiento que tiene Juan Esteban Morales de parte de Francisco Walker, acerca de la nulidad de matrimonio presentada en el Tribunal Eclesiástico y según lo conversé con Jimmy (Hamilton) y consta en un mail que él me mandó, Juan Esteban le dice a Jimmy que omita decir detalles, que esto iba a causar un grave dolor y perjuicio a Karadima (…) Eso respondiendo si hubo algún tipo de coerción o silenciamiento, pero específicamente por parte de Francisco Walker, el vicario judicial, lo que no es referido a otra autoridad de la Iglesia”, declaró.

Astaburuaga, doctor en derecho canónico de la Universidad Pontificia de Roma, recibió en 2002 los primeros indicios de los abusos de Karadima, relatados por Juan Carlos Cruz, otra de las víctimas. Aseguró al respecto que nunca puso en conocimiento de la superioridad eclesiástica los relatos, atendida la petición de confidencialidad que le hicieron los propios afectados. Lo hizo, indicó, cuando ellos lo autorizaron y descartó que hubiera “desidia o negligencia” de su parte al no comunicarlo antes.

A última hora

En tanto, el viernes a primera hora, la defensa de Karadima, el abogado Leonardo Battaglia, solicitó que su cliente no fuera interrogado en el caso.

La petición la formuló Battaglia, luego que el magistrado definiera para hoy 28 de septiembre el interrogatorio a Karadima en la oficina del palacio de tribunales.

En el escrito, el profesional argumentó, primero, que su patrocinado ya había prestado declaración en otro momento procesal, por lo que era innecesario que lo hiciera nuevamente. A ello sumó un certificado médico que establece una serie de dolencias que aquejarían a Karadima, que harían poco recomendable su traslado al Palacio de Tribunales. Subsidiariamente pidió que, en el caso de no acoger la presentación, se interrogue a Karadima en su actual domicilio.

De acuerdo a la resolución adoptada por el magistrado el mismo día, el testimonio del ex párroco la iglesia El Bosque, quedó postergado hasta que la contraparte conteste el “traslado” que el ministro ofició.

Por último, un día antes que Errázuriz sea interrogado por Muñoz Pardo, lo hará el obispo auxiliar de Santiago y académico de la UC, Andrés Arteaga Manieu.

Arteaga es acusado por las víctimas de haber protegido a Karadima, evitando que se hicieran las denuncias y presionándolos sicológicamente.

Señal o ironía, Arteaga fijó el domicilio para ser interrogado en la parroquia El Bosque, el mismo lugar donde Karadima abusaba sexualmente de sus feligreses.