pinochet25-a1

Unos 500 pinochetistas, liderados por Lucía Hiriart, se dieron cita ayer por la tarde en el fundo Los Boldos para rendir tributo al Dictador, para resistirse al paso del tiempo; para justificar que son el 20% de los chilenos, como dijo Hernán Guilof; para en definitiva… mantener vivo el resabio de los tiempos en que transitaban por el país con total desparpajo, sin que se les apuntara con el dedo, acaso por miedo.

“Es muy emocionante que toda esta gente esté presente. Me hace pensar que aún quedan chilenos que son fieles, leales, y que es necesario que Dios ayude a nuestra patria”, dijo Hiriart a la revista Qué Pasa en medio de la ceremonia en Santo Domingo.

Pues bien, la reaparición de Lucía Hiriart en el aniversario 100 del natalicio de Augusto Pinochet, con 92 años y apoyada en un andador, trajo a la memoria los tiempos de Cema Chile, aquella época del Centro de Madres que la viuda del tirano manejó en Dictadura, y que tras la vuelta a la democracia se las arregló para seguir dirigiendo.

Según publica Ciper Chile, al contrario de lo que muchos pudieran creer, Hiriart sigue sacando réditos de Cema.

Si en el año 2005, cuando la fundación pasa a ser parte de la investigación por las platas truchas de Pinochet, el patrimonio alcanzaba los $3.350 millones hoy llega a $6.312 millones.

Esto sería posible, indica la publicación, gracias a que se siguen enajenando propiedades que en tiempos de Dictadura fueron traspasadas a Cema.

Cita Ciper que hasta ahora se creía que eran 113 los inmuebles, pero una reciente venta en Chillán, a fines del año pasado, da cuenta de que el número real de propiedades regalados a Cema es mucho mayor.

En ese sentido es que se estima que Cema Chile sigue siendo una suerte de caja pagadora con que la familia Pinochet al día de hoy ha obtenido ganancias que se empinan por sobre los 10 millones de dólares.

Ver la publicación completa acá