Hermann von Mühlenbrock A1

El presidente de la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa), Hermann von Mühlenbrock analizó los distintos casos de arreglines en el mercado y que se han tomado la agenda, además profundizó en esta etapa en que habrá fecha de elecciones en el gremio.

En entrevista con El Mercurio, von Mühlenbrock sostuvo que este último tiempo “ha sido muy intenso; nada que ver con lo que yo imaginaba”. En esa línea precisó que el contexto complejo le ha hecho más difícil la pega.

Pese a todo, aseguró que “la Sofofa está más unida que nunca. Lo que hubo este año son desuniones mediáticas. Los últimos comentarios (del caso Tissue ) fueron más información de prensa que lo que realmente pasó con la decisión del Comité de Ética en relación al tema de colusión”.

Al ser consultado por si el empresariado se ha visto afectado en debatir los temas país en materia económica a raíz del destape de la colusión en el papel confort, el ingeniero comercial contestó que “creo que nada, al revés. Lo que uno escucha es que la decisión de la Comisión de Ética de la Sofofa fue tremendamente valorada, la gente lo tomó bien y apoyó esta decisión. Como gremio, la Sofofa salió fortalecida, porque lo enfrentó como hay que enfrentar un tema de esta envergadura”.

Para ser más claro, el consultor “stamos en democracia, hay una Presidenta, un Parlamento que tiene mayoría, y nosotros vamos a tratar de hacer la pega hasta el final; pero el Gobierno es el que coloca la música”.

Sobre las propuestas que han presentado y que no han sido escuchadas por parte del Gobierno, la postura de la cabeza de la Sofofa es sólida: “Nosotros creemos en la economía libre, en el emprendimiento de las personas, en que el Estado debe actuar cuando la empresa no participa. Hay una definición muy clara de lo que defendemos. Eso tenemos que hacerlo siempre; porque si no lo hacemos, el riesgo es que nos pase lo que les pasó a algunos países latinoamericanos que perdieron el rumbo y terminaron muy mal”.

Otro punto que abordó von Mühlenbrock fue la comentada reforma tributaria. De ella criticó que “el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, ha intentado introducir mejoras en la reforma laboral, y la ministra Rincón en el último tiempo también ha buscado morigerar los impactos de este proyecto. Sin embargo, la Presidenta Bachelet cada vez que debe zanjar una discusión, ha resuelto a favor de las posiciones que apoyan los sectores más a la izquierda de la Nueva Mayoría. ¿Qué lectura hace usted?”

A su vez precisó que “la reunión que nosotros tuvimos con la Presidenta fue muy buena. Estaban los ministros de Hacienda y del Trabajo, y nosotros quedamos con la misma sensación: que nuestra argumentación fue comprendida. Pero dicho eso, evidentemente la CUT tiene mucha influencia en el Gobierno, y sus pataletas por las indicaciones es una manera de presionar a la Presidenta”.

Pese a todas las adversidades que a su juicio existen, el empresario enfatizó en que “tenemos que seguir insistiendo. Hemos conversado y seguiremos en conversaciones con los senadores y con distintos abogados. Da la impresión de que la reforma laboral pasará a Comisión Mixta, porque el Gobierno no ha logrado alinear a la Nueva Mayoría”.

Sobre la relación entre Bachelet y la CUT, el ingeniero comercial indicó que “yo veo una presión fuerte de la CUT y del PC”.