lilyperez-a1

La senadora de Amplitud, Lily Pérez, confesó que producto de toda la pega que conlleva ser parlamentaria del Congreso y estar preocupada de las necesidades de los ciudadanos, el poco tiempo que le quedaría para ocuparlo en ella y en lucir más sus atributos, prefiere dedicárselo a su familia, hecho que la ha llevado a tomar medidas diferentes para verse impecable.

En conversación con el diario La Segunda, la senadora reveló que “no me dejo tiempos para mí. Mis tiempos son para ellos (su familia). Tú me ves así con este vestido y todo, pero yo me depilo con Gillete, jajaja”.

Precisó con orgullo que “me las arreglo como todas las mujeres”.

En este sentido fue consultada por si alguna vez se cansa de estar en la política debido a estos inconvenientes. En ese sentido lo descartó, aunque reconoció que hace algunos días “hubo un momento en el Congreso en que me senté y dijo: ‘¿Qué hago aquí?’. Estar en comisiones con gente que está investigada por el Ministerio Público, querellada por el CDE y que se sienten con una soltura para hablar y votar por los proyectos como si no hubiese pasado nada, no lo puedo creer”.

En cuanto a su futuro en el Congreso por este tipo de cosas que le dan lata, la parlamentaria juró que no le entran balas y que “hay Lily para el segundo y último periodo senatorial. Soy impulsora y coautora del proyecto de dos periodos parlamentarios. Voy al próximo y chao”.

¿Y las presidenciales?

“Cuando tienes liderazgo a mucha gente le encantaría que uno fuese presidente”, dice de entrada sobre este tema Pérez, sin embargo a sus seguidores les avisa de lleno que “lo veo como una cosa bonita, halagadora, pero no tengo ambición presidencial”.

De hecho enfatizó que “yo soy senadora y me parece de muy mal gusto estos parlamentarios que quieren ser candidatos”. Añadió que “al que le caiga el sayo que se lo ponga”.

Sin embargo detalló que sí le encantaría llegar a La Moneda, pero con su plan liberal, con el proyecto en el que trabajan en Amplitud, más que por su figura como política.