Supermercados colusión boicot A1

El llamado por redes sociales funcionó. Eso es lo que evaluaron las cadenas de supermercados acusadas de colusión en el negocio de la carne de pollo tras la campaña ciudadana de no asistir a los recintos el domingo pasado.

Así lo señalaron fuentes de la industria al Diario Financiero, donde estimaron que el llamado por Facebook, Twitter y Whatsapp hizo que bajaran las ventas normales de ese día entre 5% y 10%.

Desde la semana pasada la campaña se regó prácticamente por todas las plataformas, motivando a no ingresar durante todo el domingo 10 de enero a los supermercados de Walmart (Líder, Ekono y aCuenta), Cencosud (Jumbo y Santa Isabel) y SMU (Unimarc, OK Market, Alvi, Mayorista 10 y Telemercados Europa).

Estas tres megaempresas fueron denunciadas por la Fiscalía Nacional Económica (FNE) de coludirse para manejar el precio del pollo, arriesgando una multa de US$22 millones para cada una.

Desde la Corporación Nacional de Consumidores y Usuarios (Conadecus) apoyaron el boicot hicieron un llamado a comprar más seguido en locales de barrio y ferias libres. Eso sí, un cambio de hábito es tarea gigante ya que se estima que en Chile el 75% de las ventas de alimentos y artículos de higiene se hacen en supermercados.

Entre las empresas, dice la nota, tratan de bajarle el perfil a la también denominada “colusión ciudadana” para que el llamado no se repita. De la misma forma, esperan que en los próximos días se compensen las ventas.