20 de Marzo de 2015/SANTIAGO Pasajeros abordan un bus tras dar a conocer por parte de la dirección de Transporte Publico Metropolitano, 29 nuevas zonas de validacion de tarjeta Bip y zonas libres de transito para usuarios del Transandino, la actividad se realizo en el paradero ubicado en Avenida Recoleta y Einstein FOTO: FRANCISCO CASTILLO D./AGENCIAUNO

A pesar de las constantes campañas por parte del gobierno para evitar que se evadan los pasajes del Transantiago, hay usuarios siempre tienen una excusa para incumplir con la normativa y no pagan el pasaje correspondiente. Entre estas “mentiras”, el diario “Las Últimas Noticias” explica cuáles son las seis más frecuentes y qué riesgos enfrenta el usuario si es que lo pillan infraganti.

1- “No tenía dónde cargar la BIP”: Esta excusa es difícil de que sea creíble porque hay más de 2100 puntos de recarga en Santiago y los fiscalizadores pueden comprobar donde vive el infractor.

2- “Ya pagué el pasaje”: Decir esta “mentirilla” no vale la pena porque los inspectores pueden saber con precisión cuándo fue la última vez que se utilizó la tarjeta. Además, las multas pueden ir de 1 UTM ($44.955) a una y media UTM ($67.426). Mejor no arriesgarse.

3- “Se bajó la persona que me pagó”: Si uno decide jugarse por este pretexto, no la tendrá fácil. No es obligatorio que cada persona sea el portador de una tarjeta pero poseer una BIP! ahorra conflictos. Esto es porque la responsabilidad de pagar el personaje es personal. Si es detenido y no tiene manera de comprobar el material de su pago, lo único que le queda es intentar zafar ante un juez demostrándole que un ter cero pagó su pasaje. Difícil.

4- “Salí apurado”: Este argumento es uno de las más creíbles, aunque sólo por una vez. Todas las tarjetas del transporte público están programadas para usar un pasaje de emergencia pero cuando el saldo se acaba o no se alcanza a cancelar el monto completo. Lo más importante: esta posibilidad sólo se dan entre las 11 AM y las 21 horas. Y sólo en pasajes de buses porque el Metro cuenta con la posibilidad de recargar el saldo disponible de cada usuario.

5- “Pagué, pero en el Metro”: Esta es una de las justificaciones más absurdas porque cada vez que se paga con la BIP!, funcionaren cualquiera de los medios en el que uno se transporte. No hay diferencias entre viajar subterráneamente o al aire libre.

6- Mal uso de la Tarjeta Nacional Estudiantil (TNE): Este es el caso más complicado. Si uno da este argumento, el transgresor va directo a parar a la Fiscalía. Esto es por mala utilización de un documento público y, para el estudiante, el beneficio de pagar pasajes rebajados lo pierde automáticamente.