caroeA1

“Terminé disfrutando. Sabía que lo mío no le iba a gustar a todo el mundo, que no iba a ser como Kramer que le gusta a todos”, reflexiona en conversación con La Segunda el humorista Edo Caroe tras una noche exitosa en el Festival de Viña del Mar 2016, en donde no se guardó nada para barrer con el mundo político, la televisión, etc.

Según admite, “hay gente a la que este humor le molesta, pero es la raja que haya gente lloriqueando y diciendo: ‘ay el huevón misógino’, ‘ay el huevón que se ríe de los homosexuales’, ‘ay es comunista’, ‘es facho’. Me importa una hueva en realidad y nunca he tenido en cuenta ese lloriqueo. Hago mi humor, si les gusta bien y si no chao. La gente se puede manifestar me pueden hacer mierda si quieren”.

De todos modos, asegura que no es la gran cosas por haber hecho estos chistes. “Si hubiera hecho esto el 78, 79, 80… eso era valentía”, asegura.

De lo que viene para adelante, y pese a calificar que lo de anoche fue “alucinante”, el mago expresa que “se viene una vida normal. Soy un artista al que le fue bien y punto (…) Pueden decir que soy deslenguado, pero no me la creo”.

“Estoy aprendiendo, nunca me había parado en un escenario así”, responde ante la pregunta de que si fue un sueño y si es que siempre queda hambre para más.