Pablo Longueira congreso A1

El pasado 6 de marzo, la fiscal Centro Norte Ximena Chong -a cargo del caso Corpesca- ofició al Servicio de Impuestos Internos (SII) para que informe la totalidad de las boletas emitidas por los abogados Nicolás y Gustavo Guiñez Ramírez, quienes aparecen girando dos documentos tributarios a entidades pesqueras.

El primero emitió una boleta por $2,2 millones a la Asociación Nacional de Industriales Pesqueros del Bio Bio (Asipes) el 29 de octubre de 2009. El segundo, en tanto, lo hizo sólo cuatro días más tarde a Pesquera Coloso por una cifra similar.

Lo relevante de la diligencia es que ambos personeros ya habían sido investigados en otra causa de alto impacto: Soquimich. Y que en esta causa sus declaraciones vincularon directamente a la Fundación Chile Justo, de Pablo Longueira, con la emisión de documentos ideológicamente falsos.

Según consta en el expediente de SQM, Nicolás Guiñez declaró el 3 de agosto de 2015 que un compañero universitario le ofreció emitir boletas por servicios no prestados a cambio de quedarse con el 10%. Luego, adujo, fue contactado por “un junior de la Fundación Chile Justo, sin recordar nombre, quien me dijo que la boleta de honorarios a emitir sería contra la empresa Senexco S.A., por la suma bruta de $ 2.7 millones, lo cual realicé en 2009”.

Tras ello, y como consignó el diario La Tercera, emitió una boleta a la Asociación Gremial de Industriales Pesqueros de la Región del Biobío por $ 2,2 millones bruto; a la Compañía de Inversiones Río Bueno S.A. por $ 2,2 millones brutos, y a Inversiones AFA por $ 2,5 millones brutos. Posteriormente, en 2010, emitió dos boletas por un total de $ 6 millones al Centro de Estudios Nueva Minería; otra de $ 8,3 millones a Copec y dos a SQM por $ 5,5 millones cada una. “Nunca asistí a ninguna de las empresas incluida SQM a prestar los servicios indicados en cada boleta”.

El 6 de agosto de 2015 su hermano, Gustavo, agregó que los datos para llenar los documentos se los dio el junior de la fundación y que las boletas fueron enviadas al correo de Carmen Luz Valdivieso, histórica asesora de Longueira. En paralelo, Gustavo entregó un documento tributario a pesquera Coloso, compañía vinculada a Corpesca.

Por ello, la fiscal Chong acogió la diligencia presentada por el querellante Matías Ramírez, a nombre del diputado PC Hugo Gutiérrez, para revisar a dónde fueron a parar los fondos de Guiñez y si hay además algún vínculo con el senador gremialista Jaime Orpis, imputado por la fiscalía de lavado de activos, cohecho, fraude al fisco y delitos tributarios.

Actualmente, Orpis se encuentra desaforado por la Corte de Apelaciones de Santiago y a la espera que se conozca el fallo para recurrir a la Corte Suprema, con miras a evitar que la justicia le quite su inmunidad parlamentaria.

Pura web

La indagatoria de Chong ha seguido avanzando también respecto de los pagos que recibió la ex diputada por Iquique Marta Isasi.

Hoy se revisa la situación de la firma “Aguas del Altiplano”, quien pagó al ingeniero Esteban Zavala $ 6 millones en tres cuotas por un estudio para crear un “plan de acercamiento a la comunidad”, fechado en 2014. Hay que recordar que Zavala fue el jefe de gabinete de Isasi y en ese contexto recibió de Corpesca $ 16,6 millones entre 2011 y 2013. Los documentos en que figuraban los servicios de Zavala fueron “rectificados” ante el SII por no tener respaldo.

Respecto de Aguas Nuevas, los detectives de la Bridec, luego de analizar el documento entregado a la empresa se percataron que varias de sus partes fueron “copipasteadas” del sitio www.monografías.com, la web del servicio de salud mexicano y Wikipedia.

La empresa, a través de su abogado Julio Reyes, aseguró que el estudio se pagó porque era necesario y sirvió a la compañía. Aseveró al respecto que todo estaba en regla y que por esta razón nunca las boletas canceladas a Zavala fueron rectificadas ante el Servicio de Impuestos Internos.

* Este diario intentó obtener una versión de Alejandro Espinoza, abogado de Longueira, sobre la arista que lo une a Corpesca, pero hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta.