marihuana A1

“Cualquier persona que desee, que tenga alguna enfermedad y que desee consumir cannabis para intentar recuperarse puede venir acá”.

Con esas palabras el doctor Sergio Sánchez explica a emol cómo funciona la consulta que inauguró la Fundación Latinoamérica Reforma, primera en Chile donde se trata a los pacientes con el uso de la marihuana.

Cuenta que por el hecho de ser una fundación, se financia con aportes voluntarios, incluidas las que hacen los mismos pacientes.

Explica que antes de administrar la cannabis a quien la necesita, lo primero que se hace es diagnosticar, luego prescribir, y finalmente enseñar a ocupar la hierba, además del autocultivo.

De hecho, cuenta Sánchez, en el caso de no poder cultivar se pone al paciente en contacto con activistas, quienes les proporcionan la resina de manera gratuita.

“Tenemos una sala de procedimientos donde les enseñamos a utilizar la planta con vaporizadores. No queremos que la gente fume marihuana, sino que la vaporice o prepare sus resinas”, aclara el profesional de la consulta ubicada en el centro de Santiago, en calle Valentín Letelier.

El encargado de la inédita iniciativa explica además que la idea del proyecto es que “mientras no se tenga una industria (farmacológica) desarrollada, mientras el laboratorio no tenga un remedio puesto en la calle, hay que darle una respuesta a la gente y esa es la respuesta que nosotros queremos dar”.

Mariela Hernández, consultora externa de Latinoamérica Reforma, informa que en el centro hay entre cuatro y cinco médicos que ofrecen ayuda, un área legal, además de asesoría sicológica.

Sobre el tipo de pacientes que son tratados, Sánchez cuenta que “la mayoría son pacientes con dolor crónico. Es como medicina paliativa”.

Cabe recordar que en 2015 se aprobó el decreto 84 del Ministerio de Salud, texto que permite a los médicos prescribir recetas retenidas de cannabis y sus derivados. De igual manera se visó la ley 20.000, que autoriza el uso medicinal de la marihuana.