Longueira 02

“Es un hombre absolutamente honesto e inocente”

“Tengo sentimientos encontrados. Nunca es bueno que una persona como Pablo y todo lo que ha significado para la UDI, renuncie. Pero conociéndolo como lo conozco, sabía que ese era el camino que tomaría. Pablo es bien hombre para sus cosas y enfrenta las cosas por delante.

Obviamente, me entristece su decisión. Y se lo hice notar después de que renunciara. Hablamos por teléfono y le manifesté mi plena confianza. Cuando hablé con él, entendí que le costó mucho tomar la decisión. No fue fácil. Hubo mucha gente tratando de persuadirlo. Hasta Jovino le pidió que no se fuera, pero él ya tenía tomada su decisión. Y se fue.

Conozco a Pablo hace más de 35 años. Conozco a su familia, a sus padres, a su señora e hijos. Es el padrino de mi hijo, y yo, su compadre. Tenemos un cariño bastante especial. Por eso puedo decir que es un hombre absolutamente honesto e inocente. Es más, yo pongo las manos al fuego por él. Lo que aquí pasó fue una mala práctica que se realizaba dentro de toda la política. Y si está involucrado en esto, es porque trató de ayudar al partido, nunca con un fin de enriquecerse en lo personal.

Lo más lamentable de todo, es la filtración de los procesos a los medios de comunicación, porque al final hacemos juicios públicos que a la larga no sirven de nada. Y a él lo han crucificado antes de tiempo. Aunque demuestre su inocencia, costará revertir su imagen. Aquí lo que se ha pretendido es ensuciar la honra de Pablo. Y lo que se quiere liquidar es la UDI. ¿Acaso el asesinato de Jaime no era eso? Pero hemos sido capaces de levantarnos cada vez que nos han querido hacer desaparecer y dañar al máximo.

La UDI sin Longueira pierde al mundo popular. Porque antes de Pablo no había mundo popular. Y cuando se retiró por depresión, la UDI popular fue decayendo. Y ha habido un abandono de parte de la dirigencia actual hacia el mundo popular y sus necesidades, algo que está en los principios básicos del partido. Era impresentable como ejemplo que el presidente del partido fuera un diputado de Las Condes. O sea, de qué mundo popular estamos hablando. Desde ahí parte la incongruencia. Por eso Longueira hará falta. Creo que así como Pablo renunció al partido, esta es una señal para que otros del partido lo hagan y no lo sigan dañando. No es bueno refugiarse en una institución cuando hay un juicio. No comparto los blindajes.

En todo caso, estoy seguro de que Pablo volverá en gloria y majestad, demostrará su inocencia y que no metió las manos, como se dice. Porque la señal que él dio en la carta es súper clara: ‘Voy a limpiar mi honra y mi nombre, volveré porque la UDI nos necesita para continuar con nuestro legado y seguir haciendo un camino para servir a Chile y no para servirse de Chile’. Constantemente nos está llamando para preguntar qué estamos haciendo, qué pretendemos hacer. Sé que volverá. Y será pronto”.

Rubén Carvacho, concejal por Conchalí y compadre de Longueira

“Nos vamos a morir de pena sin él”

“Fui a entregarle todo mi apoyo a Pablo, a la casona de la UDI, sin pensar que terminaría renunciando. Por eso me salió del alma ese ‘¡Nooo, no se vaya!” que se escuchó en toda la sala. Es que te juro por Dios que no tenía ni idea. Es que cómo vamos a estar sin Longueira.
Mira, para mí Longueira representa lo mejor del ser humano. El gallo vela por el bien de Chile, no se va por las cosas chicas. Acuérdate cuando la DC inscribió mal a los candidatos: él fue el que dijo que había que hacerlo todo de nuevo. Longueira es un gran hombre, de esos que no existen en Chile. Muy pocos tienen la altura suya. Es honorable de pies a cabeza. Por algo tiene ese carisma que la UDI entera lo pide. La UDI es Longueira. Y no puede ser que en este país a la gente decente y honorable, que se la juega por Chile, se le cuestione y que los verdaderos ladrones sinvergüenzas estén en la calle. Aquí le juntaron 700 millones, que eran remesas, como si hubiesen ido a parar directo a su bolsillo y nada: fueron a parar al partido. Sin ir más lejos, para mi última campaña a concejal, un día me llamó Longueira y me dijo: te estoy depositando dos millones. Yo estaba recién separándome, no tenía lucas, no sé cómo se enteró y me depositó plata. Por eso te digo que esa plata no era para él, sino que repartía la misericordia entre todos los candidatos sin ni uno. Y esa es una práctica de todos los partidos.

A Pablo lo conozco harán unos 20 años. Y conozco anécdotas suyas que como mujer me llenan. O sea, él siempre fue derecho con su mujer y sus hijos. Y desde cabro. Yo meto absolutamente las manos al fuego por él, es bien hombre para sus cosas. Te voy a contar una tontera, pero cuando salió de la universidad, fue a un viaje con sus compañeros a Brasil y fue el único que no se pescó a ni una negra, porque estaba pololeando y le debía lealtad a su polola. Ese es Longueira.

Yo esperaba que Longueira se refiriera al tema de los correos con Contesse, pero después encontré más inteligente no hablar hasta investigar. ¿Pero sabes lo que pasaría si les leyeran todos los correos a los políticos en Chile? Quedaría la escoba. ¡Las boletas las hacen todos! ¿No te parece curioso que solo muestren a Jovino entrando como delincuente a la cárcel? Y Jovino es otro que ha dado todo por Chile. Pero después de todo, la UDI puede salir fortalecida de todo esto. Nos va a costar, pero las bases están muy firmes con Longueira. Lo único malo es que hay gente vaca de nuestro sector que lo ha hecho pebre. Porque Ossandón es el cerdo más grande que pisa la tierra. Ese sí que es demagogo. ¡Y Ossandón ni siquiera le llega al dedo chico de Longueira, poh!

Sin duda, los mail enlodan su imagen, más aún en este país que es tan chaquetero. Pero los que conocemos a Longueira y que lo admiramos –fíjate que ni siquiera como político, sino que como hombre con lo derecho que es– sabemos que no anda metido en cosas raras. Te voy a contar una anécdota de años atrás: yo fui al primer congreso de concejales y todos me tiraban mierda contra Longueira. Y de repente un tipo me pide que lo acompañe a comprar cigarros. Estaba medio cocido y me dice: mira, no te lo podía decir delante de todos, pero tengo una admiración profunda por Longueira. ¡Y era de la Concertación! Y se le caían las lágrimas. Eso es lo que provoca Pablo.

Nos vamos a morir de pena sin él, eso está claro. Pero estoy segura de que será momentáneo. Ni siquiera se me pasa por la cabeza que Longueira se vaya para siempre. Todos sabemos que arreglará su cuento y volverá. Personas como él faltan en el país. Incluso es mucho mejor que Jaime. Me faltan palabras para describir lo decente que es. Lo admiro profundamente, así como para marido para mis hijas, ja, ja, ja”.

Pamela Gallegos Mengoni,
concejal por La Reina

“Al mundo popular le duele su partida”

“Para mí, su renuncia es un golpe fuerte, sobre todo considerando las circunstancias en que se dio, con las filtraciones de correo y todo eso. Pablo tiene la virtud de que fue el fundador de la UDI popular de verdad, el que estaba metido en el barro sin importarle que hubiera cámaras o no. Por eso al mundo popular le duele su partida. La UDI popular es gracias a Pablo. Y es lo que se va a echar de menos, porque la UDI de ahora poco tiene de popular.

Con su renuncia, Pablo demostró consecuencia y es un ejemplo a seguir en el partido. Dijo que era honesto y le creo a Pablo. No dudo. Es más, yo me quemo a lo bonzo por Pablo y su inocencia. Pablo sin estar formalizado ni condenado, pensó que lo mejor era dar un paso al costado, defenderse solo y no parapetarse entre pares. Así como renunció él, lo mismo deberían hacer De Mussy, Moreira y Novoa. Jovino no robó plata, pero tiene que dar un ejemplo y dar un paso al costado. La gente no nos cree, nos repudia, no nos quiere. Quiere ver cambios.
Yo creo que la UDI popular sin Longueira no va a morir, pero de que estamos golpeados, lo estamos. En mi comuna, la gente me dice ‘qué hacemos ahora que se fue Longueira’. Porque la ética en el partido era Pablo. Y yo creo que el hecho de que Pablo haya renunciado lo levanta más como ejemplo en las bases. Reafirma lo que Pablo ha sido siempre: una persona consecuente y clara. Me lo han dicho en mi comuna: Pablo no destiñó. Es lo que la gente esperaba de Pablo. A la larga, la renuncia de Pablo le hace bien al partido. Nos está tratando de reivindicar. Pablo no quiere que el partido se hunda más”.

Eduardo Pastene, Concejal por Pedro Aguirre Cerda