servel

En la lista de 30 personas contra las que se querelló hoy el Servicios de Impuestos Internos (SII) por delitos y tributarios en el marco del caso SQM, figura Gonzalo Molina Ariztía, actual Consejero Directivo del Servicio electoral, organismo a cargo de fiscalizar los procesos electorales, el funcionamiento y rendición de las campañas y partidos políticos. El consejero, quien además es representante legal de la Corporación de Asuntos Públicos, ligada a la UDI, fue propuesto al Senado por el expresidente Sebastián Piñera, en enero de 2013.

La acción penal, presentada ante el Octavo Juzgado de Garantía, “está dirigida en contra de los representantes legales de la minera no metálica, por la presentación de declaraciones de impuestos maliciosamente falsas o incompletas, y contra otros 27 contribuyentes, por facilitación de documentación tributaria falsa”.

En el caso de Gonzalo Molina es acusado de facilitar facturas y boletas maliciosamente falsas durante los años comerciales de 2009 a 2013, en su calidad de representante legal de la Corporación de Asuntos Públicos.

El estudio elaborado por la firma de abogados estadounidenses Shearman & Sterling para SQM, establece que la Corporación de Asunto Públicos, -también llamada “La casa de los senadores” que recauda fondos para la UDI y está a un costado del partido, en calle Lota-, emitió 62 facturas que fueron rectificadas por un monto total de 133 millones de pesos, dineros que fueron vinculados a la campaña del exsenador Pablo Longueira.

Molina es abogado de la Universidad Católica y socio del estudio jurídico Infante, Valenzuela, Molina y Asociados. Ha trabajado como asesor en temas electorales, defensa ante el Tribunal Electoral y el Tricel. Durante 20 años fue secretario del Colegio de abogados.

Según el comunicado del SII, “el perjuicio fiscal ocasionado por las irregularidades mencionadas en la querella se calcula inicialmente en $1.225.333.793, aunque el monto definitivo deberá ser determinado en el curso de la investigación”.

Este medio se comunicó con el Servel, pero al cierre de este artículo, declinaron contestar las preguntas.

Al mismo tiempo, nos comunicamos con el abogado Gonzalo Molina, quien tampoco contestó las consultas.