lluvia

Lo de este domingo en Santiago fue lo más parecido a como cuando el río Mapocho se desbordaba en los ochenta, cuando aún llovía fuerte en la capital, cuando las estaciones climática estaban marcadas, cuando todo se inundaba.

Algo así es como se ve el acontecimiento ocurrido en la capital chilena desde el exterior, particularmente por el diario El País de España.

“La prosperidad económica de las últimas décadas no ha impedido que la capital colapse luego de las lluvias, como ocurría en los años ochenta. Mientras las ciudades del sur del país resisten precipitaciones mucho mayores, los habitantes de Santiago de Chile deben a esta hora permanecer encerrados en sus casas”, se lee en el artículo.

El País explica, así como lo ha hecho el gobierno chileno durante la jornada, que “trabajos de infraestructura de una empresa privada han provocado el desborde del principal río, el Mapocho”.

También refiere la falta de agua potable que afecta a más de cuatro millones de personas en Santiago.

“Los habitantes de 29 municipios no pueden cocinar ni bañarse, sin que exista a esta hora ninguna claridad respecto de la hora de reposición del servicio”.

Respecto del panorama general de la ciudad, lo describe como “centros comerciales cerrados, partidos de fútbol suspendidos, estaciones de metro clausuradas, aparcamientos inundados, restaurantes con problemas sanitarios para funcionar. Algunas calles convertidas en verdaderos ríos”.

Sobre el final de la públicación, El País reitera que “as imágenes que se muestran en la televisión hacen recordar las peores inundaciones de 1982, cuando el Mapocho se desbordó. A diferencia de hace más de treinta años, sin embargo, en esta ocasión las autoridades han responsabilizado a la empresa Costanera Norte”.