castro

No hubo humo blanco, sino que sólo humaredas negras que dan cuenta de que el conflicto en Chiloé sigue creciendo, a la espera de soluciones por la crisis que enfrenta la isla por la marea roja.

Ayer, los pescadores artesanales rechazaron la última propuesta del gobierno, y la mañana de este viernes al parecer se truncó una nueva jornada de diálogo luego de que desde la zona se quejaran de la postura del Ejecutivo.

En conversación con La Tercera, el dirigente Jorge Velázquez, dijo que “la reunión se bajó, porque el ministro vino a mediar un arreglo con la misma propuesta que tenía el intendente acá hace días. La mesa de trabajo se quebró y tenemos oficialmente la información de que el ministro deja la región a las 12:00 horas”.

Más temprano, Céspedes había dicho en ADN que “es la última oferta del Gobierno, nosotros no nos vamos a sentar a negociar nada, es una propuesta clara y está absolutamente en línea y cumple con los requisitos que la gente ha planteado”.

Según Velázquez, “lo que va a pasar ahora, es que viene “la barraca”, vienen las Fuerzas Especiales a limpiar las calles. El plan b del gobierno es sacar sus Fuerzas Especiales y esto va a quedar bajo su responsabilidad porque nosotros de alguna forma lo vamos a enfrentar”.

Afirmó que como la comunidad pide que no se acepte “esa vergüenza, esa miseria de propuesta”, ahora quieren que la propia presidenta vaya a la zona.

“Nosotros ya no queremos nada con el ministro ni con el intendente, queremos físicamente a la Presidenta, quizás se pueda conmover con los enfrentamientos”.

“La región sigue en la calle, no se aceptó nada y aquí va a tener el gobierno que asumir su responsabilidad política”, comentó la representante de los pescadores de Quellón, Denisse Alvarado.