Confech A1

Para frenar el ingreso del proyecto de la reforma a la educación superior, el sábado pasado, la Confech llamó a todas las universidades, centros de formación técnica e institutos profesionales a discutir un paro indefinido que se votará hoy a nivel nacional y que ya cuenta con el respaldo de varios planteles a lo largo del país, entre ellas, la Universidad de Chile, Universidad Central, Academia de Humanismo Cristiano, Alberto Hurtado y La Frontera.

La medida de fuerza es parte de la nueva ofensiva que lleva adelante el movimiento estudiantil para ejercer presión sobre el Gobierno. Los estudiantes exigen conocer el proyecto final de la reforma antes de que ingrese al Parlamento, porque consideran que se está legislando de espaldas a movimiento social y que no se están contemplando sus principales demandas.

El vocero de la Confech y presidente de la federación de estudiantes de la Universidad Central, Gabriel Iturra, ayer mientras participaba de la toma de la facultad de Parque Almagro, conversó con The Clinic Online. “Decidimos llamar a paro indefinido producto de que las exigencias que el movimiento estudiantil está planteando en torno a acceso, gratuidad y marco regulatorio no han sido contempladas dentro del proyecto en los borradores que nosotros hemos visto de la eventual reforma de la educación superior”.

“La ministra Delpiano miente diciendo que estamos de acuerdo en las demandas y que estarían incorporadas. Y es por eso mismo que el llamado es a ejercer un mecanismo de presión al Ejecutivo, al Congreso y al Ministerio de Educación respecto al ingreso del proyecto ley, queremos que se detenga y conocerlo antes nosotros”, explicó Iturra. En la misma línea, la presidenta de la Fech y vocera de la Confech, Camila Rojas, criticó que hasta ahora desconocen los contenidos finales del proyecto.

Las principales demandas estudiantiles definidas por la Confech tienen que ver con tres áreas: acceso, financiamiento y marco regulatorio. Respecto del acceso a la educación, solicitan que se elimine la PSU como mecanismo de selección y que se aumente la matrícula de las universidades estatales. Respecto al financiamiento y marco regulatorio, reclaman que cualquier institución que reciba recursos del Estado sea pública y democrática, es decir, que contemplen como forma de administración la triestamentalidad.

También buscan que se termine el subcontrato al interior de las universidades y que la inyección de recursos sea mediante aportes basales y no vía sistema de voucher, para así terminar con el sistema mixto en la educación. Por último, que los planteles no lucren y se reponga la sanción penal contra aquellos que infrinjan esa normativa.

A la espera del resultado de la votación, ayer la Confech, que marchó junto a la CUT, declinó asistir a la comisión de Educación de la Cámara Baja. “Hemos asistido a los espacios que se nos han invitado, en esta oportunidad preferimos restarnos porque la claridad del movimiento estudiantil está siendo sometido a votación dentro de las asambleas, una vez que sea ratificado en una semana, estaremos en condiciones de poder trabajarlo”, argumentó la vocera de la Confech, Marta Matamala.

Por ahora, según informaron desde la Confech, no habrá nuevas instancias de diálogo con el Ejecutivo y se apostará por radicalizar las movilizaciones.

El presidente de la Federación de la Universidad de Concepción, Mauricio Rivas, si bien coincide en el diagnóstico de rechazo generalizado y desconfianza en torno a las propuestas del gobierno, explicó que en ese plantel se votará un paro reflexivo para jueves y viernes antes de pronunciarse sobre una paralización indefinida.

“Estamos por movilizarnos para exigir el fin al lucro en todo el modelo educativo, algunos parlamentarios están dejando la puerta abierta y esa es una alarma que nos preocupa en la U de Conce. Queremos la democratizaición de los planteles, ingresos vía aportes basales, la expulsión de la banca privada y atacar la precarización de lo trabajadores de la educación superior”, sostuvo Rivas.

Otro plantel que no votará hoy es la Universidad Católica, que recién analizará el paro indefinido el próximo 10 de junio, según informó el presidente de la FEUC, Daniel Gedda.

En tanto, los secundarios también están adhiriendo a la movilización, ya existen cerca de 25 colegios en toma, principalmente, los liceos emblemáticos.

Algunos parlamentarios, entre ellos, el presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier han criticado la postura de los estudiantes y el que exijan conocer el proyecto antes de que ingrese al Parlamento. Aunque recibieron el apoyo de las parlamentarias del PC, Karol Cariola y Camila Vallejo.

“Si ellos consideran hoy día, desde la autonomía del movimiento social, la necesidad de movilizarse para ser escuchado, a mí me parece que están en su legítimo derecho y apoyo que ellos hoy día jueguen un rol, se movilicen”, sostuvo la diputada Cariola.

En en el marco de la agudización de las movilizaciones, la Confech anunció una marcha masiva para el próximo 9 de junio.

A continuación los voceros y el mapa político de la Confech

Voceros Confech

Mapa político (1)