cárcel A1

Cerca de 13 años demoró finalmente el Gobierno en abrir el proceso de licitación para construir una nueva cárcel en la ciudad de Talca, capital de la Región del Maule, para reemplazar el actual Centro de Cumplimiento Penitenciario (CCP) de esa ciudad.

La inversión inicial proyectada por parte del Ejecutivo, era de 75 mil millones de pesos, pero finalmente, y tras una serie de ajustes, el presupuesto será de 91 mil millones de pesos, según lo informado por el Ministerio de Justicia a este medio.

Se trata, según fuentes informadas, de una cifra alta para la construcción de un recinto para la cuarta región con más población penal del país.

No más concesiones

El llamado a licitación para la construcción del Recinto Modelo de Educación y Trabajo La Laguna, ubicado a escasos kilómetros de Talca, en el sector de Panguilemo, que se abrió finalmente en mayo de este año, es el puntapié inicial para un proyecto que viene siendo prometido por distintos gobiernos desde el año 2002.

La construcción estaba incluida en el Programa de Concesiones en Infraestructura Penitenciaria anunciado durante el gobierno de Ricardo Lagos, pero  se fue quedando abajo en la lista de prioridades -con la cárcel Santiago 2- y ahora se edificará bajo el sistema antiguo de construcción de penales; es decir, con recursos directos del Estado.

Tras tener modificaciones de diseño durante la administración de Sebastián Piñera con la asesoría de la empresa norteamericana Altegrity, el gobierno de Michelle Bachelet decidió volver al financiamiento directo y desechar las recomendaciones de la empresa estadounidense, las que costaron 3,8 millones de dólares al Estado, según declaró el Ejecutivo en 2014.

El tema se zanjó hace apenas dos meses, aunque la obra había sido anunciada por última vez en agosto de 2014 por el exministro de Justicia, José Antonio Gómez, en un escenario muy distinto al actual, sin los ajustes presupuestarios ordenados por el Ministerio de Hacienda debido a las proyecciones económicas del país.

En esa época, el recinto de Talca tenía un presupuesto proyectado de 70 mil millones de pesos -incluyendo diseño y construcción- y una capacidad total estimada para 1.842 internos. Sin embargo, el Ejecutivo aumentó el presupuesto según la licitación pública disponible en el Portal Mercado Público, dejando la construcción de este nuevo recinto con un presupuesto de 75 mil millones de pesos para un total de 1.844 plazas, lo que da como resultado más de 40 millones de pesos por cada plaza construida en ese penal.

Sin embargo, hoy presupuesto total del recinto se calcula en 91 mil millones de pesos considerando diseño, gastos administrativos, construcción, equipos, equipamiento y otros gastos, según aseguraron desde el Ministerio de Justicia a este medio.

Una inversión calculada “de acuerdo a los recintos requeridos por Gendarmería de Chile para el cumplimiento de su función e implementación del modelo de intervención” y donde se consideran dormitorios, comedores, salas de visita, salas de clases, talleres laborales, enfermería, gimnasio, central de alimentación, administración, y otros aspectos.

Desde Justicia acotan que el costo del proyecto fue estimado por la Dirección de Arquitectura del MOP (Unidad Técnica), considerando superficie, materialidad y tipo de construcción -con sistemas de seguridad electrónica, tratamiento de aguas, redes contra incendio, y eficiencia energética, entre otros- y valores de mercado de la región.

Fuentes expertas en la materia consultadas por The Clinic Online, se trata de un precio que bordea el estándar de mercado, sin embargo la construcción de esta nueva cárcel no se da en la región con más problemas de hacinamiento de población penal del país: Valparaíso. El problema, explicaron a este medio, es que en el puerto no existen terrenos apropiados para emplazar un nuevo recinto penitenciario.

Según los datos revelados por el Compendio Estadístico 2015 del INE (Instituto Nacional de Estadísticas), la región del Maule es la cuarta región con mayor población penal en el país, después de la Región Metropolitana, Valparaíso y del Biobío. En cuanto a tasa, sin embargo, el Maule se ubica en el octavo lugar con 8,6 reos por cada 1.000 habitantes  muy por debajo de Arica y Parinacota y Tarapacá, donde se registran 20 y 15 reos por cada 1.000 habitantes.

LOS REOS

Al interior del Gobierno han surgido algunos cuestionamientos al enorme gasto en que incurrirá el Fisco ya que en algunos sectores se considera que las proyecciones de población penal para esa zona son menores a los que contempla la licitación del proyecto.

El CCP de Talca, actualmente tiene una población penal de 694 detenidos, pese a que la capacidad real es de 476 cupos. Según los cálculos proyectados de Gendarmería de Chile del 30 de octubre de 2015, el CCP de Talca que será reemplazado debería tener una población total de 1.067  reos para el año 2026. Es decir, casi 800 plazas menos de las que se construirán en el nuevo recinto.

No obstante, según explicaron desde Justicia, la proyección de plazas para este penal “fue estimado en base al déficit para toda la región calculado a 10 años, y considerando el cierre del penal de Talca y del CPF (Centro Penitenciario Femenino) de Talca, lo que junto con la modulación y segmentación de la población según tipo de clasificación penal, arrojó un total de 1.844 plazas para el nuevo penal”.

Cabe recordar que a fines de mayo pasado -el mismo mes que se abrió la licitación en Mercado Público- los gendarmes del CCP de Talca se tomaron las instalaciones de la cárcel para protestar por sus condiciones salariales y de trabajo. Esto ocurrió meses antes que se hicieran públicas las supuestas irregularidades en la definición de pensiones de funcionarios de la institución, lo que hoy tiene sumida en una profunda crisis y es uno de los argumentos para cuestionar al gestión de la ministra Javiera Blanco.

A esto se suman las cifras de mantención de reos que tiene actualmente el sistema, que se empina cerca de los 600 mil pesos promedio por interno (594 mil durante el año 2015), según publicó el diario El Mercurio. Las cifras aumentan a los 700 mil pesos con el sistema tradicional -no concesionado- y cerca de 1 millón de pesos por interno en los centros de Educación y Trabajo, precisamente el modelo de recinto que se pretende construir en Talca.

Esto es lo que gastó Gendarmería en 2015 para mantener a cada uno de sus presos – The Clinic Online